Los líquidos son capaces de sujetar objetos y por su puesto unos a otros formando unas curiosas torres multicolores. Y es que lo de los líquidos es para tratarlo al margen. En principio, como todos los objetos, cualquier líquido está compuesto por moléculas y cuando los agitamos, la tendencia natural es a mezclarse. Pero no siempre ocurre, es una cuestión de densidad.

O si lo prefieren tiene que ver con la compatibilidad de los elementos que los componen. Si son compatibles serán solubles, que no es otra cosa que la capacidad de una sustancia para disolverse en otra  formar una mezcla homogénea.

Es decir, que las moléculas de los dos líquidos se atraen. En cambio, cuando la fuerza de atracción entre las moléculas del mismo líquido es mayor a la fuerza con la que se atraen las moléculas de los líquidos distintos, no habrá solución posible.

Y pueden formarse torres como las del siguiente vídeo

Anuncios