No se me disparen, que esto no va de a ver quien llega más lejos con ‘el chorrito’, si no más bien de nuestros amigos invisibles -los microbios- y su capacidad de producir electriccidad. El caso es que un grupo de científicos del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Bath (Reino Unido)  han desarrollado una nueva célula de combustible capaz de producir electricidad a partir de la orina humana.

No es la primera, pero sí la más barata. Las otras desarrolladas, que se basan en principios similares conseguían recuperar las cargas positivas y negativas que producen las bacterias al descomponer la orina y convertirlas en electricidad. Para ello utilizaban platino en el cátodo, muy caro, y su ‘productividad’ era menor a otro tipo de organismos que producían bioenergía

El nuevo método utiliza un un cátodo de tela de carbón y alambre de titanio y para aumentar la potencia un de glucosa y ovoalbúmina, una proteína que se encuentra en la clara de huevo. Al aumentar asimismo la longitud de los electrodos y conectando sus células en grupos de tres unidades han logrado multiplicar por diez la potencia de salida de las células tradicionales.

Cada día, cada uno de nosotros porude entre 800 y 2.000 mililitros de orina al día, más o menos entre  560 mil millones y 1,4 billones de litros de orina  que podrían convertirse en un combustible renovable .

Una noticia esperanzadora sin duda. Parece que el futuro sigue pasando por lo ‘bio’

Anuncios