Nuevas luces iluminan el Mar Rojo. O mejor dicho, científicos han descubierto nuevas especies de peces luminiscentes en este ecosistema. Se trata de pequeñas criaturas descubiertas mientras un grupo de científicos exploraban con luces infrarrojas los arrecifes de corales de las islas Farasan.

Estas “linternas fluorescentes” –como las han definido sus descubridores– emiten una luminiscencia verdosa y forman colonias en las conchas de los moluscos gasterópodos de la especie Nassarius margaritifer, pequeñas caracolas –de entre 20 y 25 milímetros de longitud– que se entierran en los sedimentos marinos durante el día y salen a la superficie para cazar invertebrados por la noche.

Hasta su clasificación definitiva, los investigadores se decantan por pensar que se trata de hidrozoos que se agrupan en forma de pólipos. Emiten luz por la boca y su función es atraer a sus presas.

La producción de bioluminiscencia en los animales es un proceso químico complejo en el que la oxidación de un sustrato de proteína luciferina es catalizado por la enzima luciferasa. La bioluminiscencia es un fenómeno relativamente frecuente en bastantes especies marinas; las últimas estimaciones consideran que hasta un 90% de los seres vivos que habitan en la porción media y abisal de los mares podrían ser capaces de producir luz de un modo u otro.

Anuncios