De Japón puede llegar un descubrimiento que ponga fin a los ‘mares de plástico’, el grave problema ambiental que amenaza los océanos hoy en día. Bueno, de Japón y de la inestimable ayuda de nuestros amigos microscópicos.

Lo bio se impone como la solución para mucho de los problemas que generamos los humanos y encontrar bacterias que degradan plástico, en concreto politereftalato de etileto (PET), es un hallazgo que merece la pena glosar.

Sobre todo si tenemos en cuenta que cada año se producen en torno a 56 millones de toneladas de PET. El trabajo ha sido publicado en Sciencie y los investigadores anuncian que se trata “solo el inicio para desarrollar una tecnología que permita degradar el material de PET desperdiciado a escala industrial”.

De momento se ha identificado a una enzima, Ideonella sakaiensis 201-F6, capaz de degradar casi por completo una fina lámina de PET en seis semanas y en condiciones de temperatura de 30 ºC.

También se ha identificado a otra, ISF6_4831 que trabaja con agua y puede llegar a descomponer el PET en otro material intermedio que a su vez se podría descomponer en otra enzima, ISF6_0224.

Anuncios