Es el eterno debate para los que pueden permitirse el lujo de hacer una escapada tras vivir aprisionado entre el aslfato de las grandes ciudades. Sin ganas de añadir más grados al calor de una polémica que en algunas parejas se torna en bronca monumental y ejerciendo de ‘gallegos’ o sea sin mojarnos, lo que pretendemos con estas líneas es quedarnos con la moraleja.

Y no es otra, que lo mejor sin duda es salir y pensar que hacer actividades al aire libre, a la larga será bueno para su organismo. Según un estudio de la National Academy of Sciences, una caminata de 90 minutos en un ambiente natural tiene un impacto positivo en la salud humana.

Pero acotemos un poco más. El aire libre repercute directamente sobre su salud mental. De hecho, parece que después de cuatro días desconectado -literalmente- los exámenes del RAT, que miden el potencial creativo de las personas puede ser hasta un 50% más alto.

Y tiene que ver porque el senderismo, andar por la montaña, mejora la atención selctiva o si lo prefieren aumenta la capacidad de concentración,  aumenta la capacidad de retener información, y también también evita la pérdida de recuerdos. Hechos que sin duda, hacen que aumente la autoestima.

Eso, por no hablar de todas las ventajas de hacer un poco más de ejercicio.

Así que escrito lo escrito, playa o montaña da igual, siempre y cuando aproveche la escapada para estar en contacto con la Naturaleza haciendo ejercicio.

Anuncios