El virus es capaz de atravesar la placenta y provocar microcefalia, según revelan dos estudios publicados en Cell y cuyo ensayo se ha llevado a cabo en ratones. Ambos trabajos pueden suponen un significativo avance para desarrollar fármacos que acaben con el virus.

En el primero de los estudios se analiza detalladamente cómo se transmite el feto de una ratona embarazada al feto, y sobre todo las consecuencias que pasan desde el desarrollo de la microcefalia a la muerte.

El virus penetra en la placenta y desde allí se dedica a contagiar a las células que nutren al embrión. La mayoría de los fetos murieron antes de nacer. En el segundo estudio, se prueba que las neuronas son más propensas a la muerte celular inducida por el virus.

No obstante, a pesar de los resultados de ambos estudios, los investigadores se muestran bastante cautos y advierten y recuerdan que los ensayos en modelo animal no tienen que ser necesariamente extrapolables a los humanos, ya que los organismos de los roedores presentan bastantes diferencias con los nuestros y por lo tanto, sus conclusiones sobre el zika pueden ser revisables a medida que avancen las investigaciones con otros animales.

Anuncios