Lo de las relaciones que mantenemos con nuestr@ expareja da para muchos debates y acalorados charlas de café. Y como en todas discusiones las posiciones extremas son las que se imponen.

Ahora bien, ya saben que donde hubo llama queda quedan rescoldos y no todas las relaciones con los ex se pueden considerar sanas. De hecho, determinados autores defienden que ser amigo de un ex puede mostrar un rasgo de personalidad psicopática.

Y no se me pongan exquisitos, porque esa actividad malsana de mantener la amistad con los ex puede deberse simplemente a un interés personal por controlar la vida emocional, sexual o incluso económica de la que fuera nuestra pareja. Claro está que otros muchos, tan solo lo hacen por no perder el contacto con alguien que en su momento significó mucho para nosotros.

El caso es que unos investigadores de la Universidad de Oackland se propusieron conocer si abundan más los casos de los primeros o de los segundos. En el cuestionario base para el estudio se añadieron lógicamente preguntas trampa para descubir ‘rasgos oscuros’ y narcisistas en la personalidad de los ‘cobayas’.

Y los resultados probaron las opiniones más pesimistas. Mayoritariamente, aquellas personas que desvelaron rasgos más narcisistas, incluso de psicopatía, reconocían que los motivos que les impulsan a mantener relaciones con sus ex obedece a planteamientos estratégicos, es decir, solo buscaban información para seguir controlando a sus ex.

Y casi como era de esperar, el en caso de los hombres, su principal preocupación era conocer los aspectos sexuales de la nueva vida que emprendió su ex desde que rompieron.

Así que cuidado, que esta manera de aflorar la personalidad tras una ruptura puede ser el desencadenante de una personalidad psicopática  alertargada durante la relación.

Anuncios