Es la primera víctima como especie del cambio climático. Se trata de un pequeño roedor que vivía en Asutralia. Su nombre científico era ‘Melomys rubicola’ y habitaba en el cayo Bramble, una diminuta isla. Se conocía de su existencia desde 1845 y era el único mamífero endémico de la Gran Barrera de Coral.

Desde 1978 la comunidad científica había alertado de una drástica reducción del número de ejemplares de miembros de la especie, apenas unos centenares. Desde 2009, no se ha podido datar la exitencia de ningún roedor. Hace dos años un equipo del Ministerio del Ambiente y Protección del Patrimonio del estado australiano de Queensland y la Universidad de Queensland realizó una investigación en busca de algunos de los ejemplares, sin lograr avistarlos.

“Probablemente esto representa la primera extinción de un mamífero causado por el cambio climático antropogénico (provocado por el hombre)”, apunta un informe científico publicado en el portal del gobierno del estado australiano de Queensland.

Natalie Waller y Luke Leung, autores del informe  han recomendado que se declare extinto al roedor del cayo Bramble. Además, los investigadores afirman que los efectos destructivos provocados por eventos meteorológicos se agravan “por el impacto del aumento de las aguas a raíz del cambio climático”.

Anuncios