Lo del sexo sigue intrigándonos, y no hablamos de curiosidad morbosa sino cientifica. Y lo cierto es que la naturaleza no deja de sorprendernos. Ahora va y resulta que sometidos a altas temperaturas, una especie de reptil barbudo, el Pogona vitticeps, es capaz de cambiar de sexo. Bueno más que de cambiar de sexo de invertir su sexo.

En definitiva, se trata de ‘largartas’ con cromosomas masculinos. Esta característica les permite poner más huevos que las hembras normales y además tener un comportamiento mucho más audaz y más activo que el del macho.

Es decir, una especie de súperhembras que otorga una ventaja indudable para vivir en zonas áridas o semidesérticas, el hábitat natural de esta especie. El trabajo se ha publicado en Proceedings of the Royal Society of London B. reveló esta característica única.

“Un dragón barbudo puede tener cromosomas sexuales masculinas, pero ser una hembra en funcionamiento. Sin embargo, puede ser más parecido a los machos en la forma en que se ve, en su temperatura y en su comportamiento. Son más parecidos a los machos que los propios machos. Es un fenómeno que ocurre a muy altas temperaturas y no sabemos exactamente la temperatura con la que cuenta el nido”, afirma uno de los autores del estudio.

Anuncios