Nada da tanto miedo como dormir en una casa vacía y la cantidad de sonidos que aparecen como por arte de birlibirloque que nos atemorizan. Bueno, atemorizan a unos y simplemente molestan a los demás. 

Como ese molesto sonido de los vecinos que se empeñan una noche sí y otro también en tirar canicas por el suelo. Pero no, se trata de algo menos fantasmagórico, de las cañerías del inmueble y de la presión del agua.

Denominado como ‘pulso de Zhukowski‘ sucede que cuando se cierra alguna llave de paso provoca una concentración de energía que provoca un pico de presión que se traduce en esos sonidos que asemejan a las canicas golpeando el suelo. El agua golpea contra la llave que le impide el paso y al rebotar provoca el temblor de las cañerías que se traduce en ese sonido.

Así que ya saben, deje de temblar y siga durmiendo plácidamente. O mejor dicho, añada solo una preocupación a su sueño: que ese movimiento de la presión de las cañerías acabe por romperlas. Que este tipo de accidente doméstico es más frecuente del que pueda pensar.

Anuncios