Mucho se habla de la extinción los dinosarios en el Cretácico, sea por el asteroide o por la causa que fuera, pero qué paso con el resto de los mamíferos. Pues sencillamente que corrieron la misma suerte.

El 90% de los mamíferos fueron aniquilados también. Según relata un estudio realizado en el Centro de Milner para la Evolución  publicado en Journal of Evolutionary Biology revelan que el 93% de las especies de mamíferos desaparecieron en Norteamérica’, según se desprenden de los análisis de los restos fósiles.

Pero lo curioso es que a diferencia de los grandes diplodocus, tuvieron una rápida capacidad para recuperarse. Tras la impacto, la mayoría de las plantas y los animales habrían muerto asi que se alteró la cadena trófica a supervivientes que se alimentaban de insectos que comen plantas y animales muertos, y de ellos, lógicamente dada la escasez los más pequeños.

A partir de ese momento, comenzó la cadena evolutiva y los mamíferos tuvieron que multiplicarse para ganar en diversidad de especies. Una recuperación que se prolongó a lo largo de 300.000 años.

“No hubo bajas tasas de extinción, sino una gran capacidad de recuperarse y adaptarse a las secuelas lo que llevó a los mamíferos a asumir el control”, manifiesta uno de los científicos participantes en el trabajo.

Tras el evento de extinción “hubo una explosión de diversidad y fue impulsada por diferentes experimentos evolutivos que ocurrieron simultáneamente en diferentes lugares”. “Con tantas especies diferentes evolucionando en direcciones diferentes, en diferentes partes del mundo, la evolución fue más propensa a crecer a través de nuevos caminos evolutivos”, ha concluido.

Anuncios