De nada valdrá lamentarnos y rasgarnos las vestiduras. Los elefantes desaparecerán de Tanzania gracias al furtivismo y a esa afición occidental por coleccionar marfil. La alertas saltan cada cierto tiempo, pero apenas se hace nada por evitarlo.

No hace mucho, en la década de los setenta, la reserva  Selous Game Reserve albergaba cerca de 110.000 individuos. Ahora son menos de 15.000. Solo entre 2009 y 2014, la población de paquidermos descendió un 60%. Según un estudio realizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza, si no se pone freno al furtivismo, en seis años, desparecerán todos los ejemplares en esta reserva.

Las cifras, solo en Tanzania son demoledoras. Cada año mueren a manos de los furtivos 33.000 elefantes, un promedio de seis elefantes cada día. Su desaparición no es un asunto para tomárselo a broma, ya que la presencia de estos grandes animales en esta reserva natural pone además la continuidad del ecosistema, ya que cada su equilibrio depende de la convivencia de todas las especies que actualmente lo pueblan.

Anuncios