Somos africanos originariamente como especie, eso parece claro, lo que no se sabía hasta ahora es que la mayoría de las estirpes genéticas de las poblaciones del África negra es el resultado de mezclas históricas durante los últimos 4.000 años.

El trabajo, publicado en ‘eLife’, ha realizado un exhaustivo estudio del  ADN de las poblaciones de todo el continente y se prevé clave para determinar futuros trabajos sobre enfermedades infecciosas o de fácil contagio, como la malaria.

“Es desconocido lo que los movimientos importantes de personas generan en las poblaciones de este continente hoy en día”, ha explicado el autor principal del estudio, George Busby, genetista en el Centro Wellcome Trust. “En cuanto a la comparación y las diferencias en los genomas de personas vivas, puede ayudar a comprender mejor y reconstruir las interacciones históricas de sus antepasados”, ha añadido.

El total, el equipo anañlozó a 48 grupos del África subsahariana y gracias al mismo se ha descubierto que la mayoría de las poblaciones subsaharianas comparten ascendencia con grupos de fuera de su región geográfica actual. Es decir, que ha existido una mezcla de genes con otras poblaciones.

“Nuestra investigación proporciona una prueba genética de que la difusión de las lenguas bantúes y la tecnología agrícola del oeste de África central, conocida como la expansión bantú, probablemente estaba acompañada de personas que se trasladaron desde Camerún hasta el sur y el este, dentro de los últimos 2.500 años”, ha explicado el investigador.

Del mismo modo, ha revelado que las poblaciones costeras de África occidental, oriental y meridional experimentaron pequeños flujos de genes euroasiáticos como resultado de diferentes eventos durante los últimos 3.000 años “.

Anuncios