Aunque les parezca mentira, detrás de los diseños también hay algo de Ciencia y algunas de las formas que presentan determinados objetos obedecen a una lógica que permite su mejor uso. Aún así, seguro que usted es de los que les gusta buscarle los tres pies al gato y opta por aplicar su propio criterio.

En cualquier caso, allá van unos consejos para el buen uso de determinados diseños:

Azúcar en tubo. Esta particular manera de empaquetar los azucarillos para el café matutino tiene su manera de apertura especial. Están diseñados para abrirlos por el centro. La presión que ejercemos para romper el papel resulta suficiente para que no se vierta su contenido, algo habitual si lo abrimos por un lateral.

pastillas

Chicles o caramelos en paquete rígido. La pestaña que se abre en el lateral superior está diseñada para facilitar que salgan. Así que nada de sacudir el paquete contra su mano. Sitúe el paquete con la apertura boca abajo y jale de la pestaña al tiempo que la gira para ponerla en posición horizontal. Saldrá automáticamente el chicle o el caramelo sin que se caiga al suelo.

apertura tetrabrik

Verte el líquido de un tetrabrik. La manera correcta es justo la contraria que todo el mundo hace, es decir, dejando la boquilla en la parte más alejada del vaso

Por cierto, sabe que la apertura de las anillas de los refrescos existen para sujetar a través de ellas las pajitas.

Anuncios