alimentos contra la depresión

¿Qué, que a pesar de llevar una semana activo sigue arrastrando la depresión del verano? Hummmm, parece que lo suyo es grave. Así que si de nada le han valido los primeros contactos con el mundo real y la rutina cotidiana, quizá es el momento de variar levemente sus pautas de alimentación y darse un ‘premio’ con una serie de alimentos que pueden ayudarle a combatir la depresión postvacacional.

Lo mejor y principal, y seguro que también lo más conocido, es ponerle un poco de dulce a su vida, que como decía la canción, “con un poco de azúcar”… Así que a darle al chocolate como un poseso, pero sin pasarse. Quizá mezcle el habitual con el amargo, que tiene algo menos de calorías. No nos detendremos mucho en sus propiedades, que son bastante conocidas por sus efectos antidepresivos o euforizantes.

Por cierto, siguiendo la senda de lo dulce, y si es de los pocos a los que no les entusiasma la ‘pócima negra’, puede sustituirlo por el helado de vainilla, cuya ingesta provoca efectos similares a los de la serotonina, ya saben, la hormona de la felicidad.

Ahora bien, si es de los que han decidido que septiembre es el mes de poner a raya las calorías no se desespere, que también hay solución alimentaria para ello, que lo salado también cuenta con elementos esenciales que nos ayudan a levantar el ánimo.

Los mecanismos de recompensa se activan con la sal; ya saben, gracias al sodio se activa la ruta de comunicación entre neuronas y, como no podía ser de otra forma, los circuitos mentales que nos proporcionan satisfacción. Ahora bien, tampoco se trata de ponerse morado de bacalao salado o de anchoas en conserva.

Que hay otros elementos, como los famosos ácidos grasos omega-3, que tienen probados efectos antidepresivos. Un dato, pescados como el  salmón, la sardina, el atún o la caballa o los frutos secos son ricos en estos ácidos que nos ayudaran a remontar la ‘depre’.

Por último, otra recomendación: tome alimentos ricos en zinc, que estimulan la producción de la serotonina. El zinc es un mineral que cumple un papel fundamental en nuestro sistema inmunológico. También contribuye a asimilar las proteínas y los carbohidratos y es esencial para el funcionamiento de las enzimas y, por consiguiente, para la producción de energía. Pero cuidado, que el abuso hace que se multipliquen los efectos de los radicales libres.

Encontrará zinc en el chocolate, por su puesto, pero también en la carne de cordero, de hígado o en las ostras, y para los todos los bolsillos, en las pipas de calabaza o en los cacahuetes. Y para los vegetarianos, en las espinacas.

¡Hala, buena suerte y no caiga en depresión!

Laura Castillo Casi. Enfermera y periodista

Anuncios