Puede parecer un jardín acuático y en cualquier caso se confundiría con el resto del paisaje de la sabana de Colombia. Pero este particular jardín encierra un secreto… esas plantas están purificando las aguas residuales de una población de Susa, que alberga a 12.000 habitantes a pocos kilómetros del jardín.

Las plantas, conocidas por los colombianos como fuchón, forman parte de los llamados Filtros Verdes, una propuesta de la Fundación Humedales que gracias al uso de plantas macrofitas descompone el material orgánico que carga el agua desde el momento en que se usa en los baños de cada casa.

Tradicionalmente, el alcantarillado vertía directamente al río, y era común ver imágenes de sus aguas contaminadas. Ahora se desvían hasta un primer conducto, que filtra los residuos más grandes que son retirados a mano, y de ahí pasaran a los canales del filtro verde, donde los sedimentos irán a parar al fondo, el agua entrará en contacto con las raíces de las plantas consiguendo que se purifique el agua.

El agua discurrirá por estos canales entre 10 y 12 días y los resultados son muy eficaces: cerca del 93% de los componentes contamintates del agua desaparecen.

Por cierto, la vida útil de este biofiltro es de 15 años como mínimo. Una alternativa ecológica, sencilla y más barata que las alternativas tradicionales

Anuncios