Teníamos referencia de su existencia a través de diferentes textos escritos por egipcios, hebreos y asírios, aunque quizás el mayor conocimiento de los filisteos se lo debemos a la Biblia y al gigante de Golitat. Tanto misterio que como pueblo pasan por ser uno de los grandes enigmas del Mediterráneo.

Seguro que ahora avanzamos en el conocimiento de esta civilización que desapareció hace 2.600 años gracias a los investigadores que descubrieron en Ashkelón un gran cementerio hace dos décadas. De hecho, es el primer cementerio de esta civilización que ha salido a la luz y, de ahí su importancia, ya que cualquier necrópolis ofrece una valiosa información de cualquier pueblo.

Y no solo acerca de las prácticas de enterramiento, sino también conocer mejor las características y costumbres que lo diferenciaban de sus coetáneos e indagar en sus orígenes. La importancia del cementerio radica en su gran tamaño y en que estaba directamente conectado con una de las grandes y conocidas ciudades filisteas, Ashkelón, que era además su principal puerto marítimo.

Anuncios