Que aparezcan fósiles de especies comunes en todos los continentes no es algo que deba de extrañarnos. Los hoy cinco continentes eran hace doscientos millones uno, Pangea, que se fue fracturando poco a poco.

Asi que, la movilidad de las especies terrestres era  posible. Además, este proceso de fractura fue lento hasta la completa separación existieron inmensos ‘puentes’ de tierra. Esta hipótesis la sugiere un estudio que afirma que los dinosaurios llegaron de África y Europa a Norteamérica a través de ellos.

Según publica la revista Earth-Science Reviews, uno de estos puentes conectaría la Península Ibérica con Norteamérica hace entre 154 y 151 millones de años. El otro se extendía desde Escandinavia hace entre 131 y 129 millones de años.

Franjas de tierra de entre 80 y 160 kilómetros que permitieron el paso de reptiles, mamíferos primitivos y dinosaurios. Rutas que acabaron siendo anegadas por las aguas con el paso de los años.

Una controvertida teoría, no obstante, que ya ha sido rebatida por otros paleontólogos.

Anuncios