Cazar, moverse y criar. Son las actividades que hacen los osos polares durante el invierno ártico. Su acortamiento, debido a los cambios en el hielo marino ártico, supone una serie amenaza para esta especie.

Un estudio financiado por la NASA determina que la fusión del hielo en primavera y la formación en otoño se adelanta y retrasa respectivamente, lo que reduce su capacidad de alimentación y reproducción.

“Este estudio muestra la disminución del hielo marino para todas las subpoblaciones de osos polares -ha afirmado el co-autor Harry Stern,-.Un total de 19 poblaciones de osos polares viven separadas en todo el Ártico, pasando sus inviernos y primaveras de manera itinerante en el hielo marino y cazando. “El hielo marino es realmente su plataforma de vida -ha indicado la la coautora Kristin Laidre- Los osos polares son capaces de vivir en la tierra durante una parte del año, pero en el hielo marino es donde obtienen su principal presa”.

El número total de días cubiertos de hielo se redujo a un ritmo de entre siete a 19 días por década entre 1979 y 2014. La concentración de hielo marino durante los meses de verano, también disminuyó en todas las regiones, entre el 1 y el 9 por ciento por década.

“Creemos que si las tendencias actuales continúan, en comparación con la actualidad, los osos polares experimentarán entre otras seis a siete semanas de periodos libres de hielo a mediados de siglo”, alerta Stern.

Anuncios