Desde MqC recomendamos encarecidamente a que la gente ponga en su vida una o varias mascotas. Del tipo que sea. La convivencia con ellos solo ofrece ventajas. Eso sí, siempre hay que mantener unas mínimas medidas de precaución, de proflilaxis, porque no hay que olvidar que son seres vivos, y, por lo tanto portadores de virus o bacterias.

Un estudio publicado por el Centro de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. se ha detenido en analizar los problemas que puede acarrear para nuestra salud una de nuestras mascotas favoritas, los gatos. Por ejemplo, un simple arañazo si no lo tratamos puede causar inflamaciones y fiebre.

Basta con mantener unos niveles de higiene básicos, como lavarse la cara o las manos después de tocar o besar a sus mascotas. Y lógicamente, si sufre un arañazo o mordisco, desinfectarse adecuadamente las zonas afectadas de la piel.

Según el estudio, la mayoría de los casos de transmisión de enfermedades intestinales, cutáneas y de parásitos de gatos a seres humanos se registra en países tropicales.

Y no eche la culpa a su mascota, que la única responsabilidad es nuestra por no mantener esos mínimos de higiene necesarios.

Anuncios