Son más inteligentes que nosotros y por lo tanto necesitarán más tiempo que sus contrarios para recuperar su actividad. ¿Verdad o mentira?

Parece que sí. Según un estudio publicado en Brain, Behavior, and Immunity ellas necesitan un tiempo mayor de descanso. Aunque no se crean que mucho, unos veinte minutos. La clave, como siempre que hablamos de sueño tiene que ver con la función reparadora del cerebro.

Ellas se estrujan más las neuronas y su cerebro desarrolla una mayor actividad que el de los hombres.  Además, este tiempo extra responde a motivaciones de salud. La investigación asegura que si no cumplen con sus horas necesarias de sueño están más expuestas a desarrollar  enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y hasta depresión.

Así que ya sabe, cuando se levante de la cama que comparte con su costilla, no la despierte, que necesita “un poquito más.. por favor”

Anuncios