Hace dos décadas la noticia de su nacimiento provocó uno de los más encendidos debates en el mundo científico. “Dolly”, el primer mamífero clonado de la historia. nació de una célula clonada que procedía de una glándula mamaria.

La oveja vivió seis años, siempre en el Instituto Roslin de Edimburgo, y tuvo seis crías en tres partos. Su ‘creador’, el británico Ian Wilmut, indicó que el experimento demostró que las células se pueden modificar y ser estudiadas para entender enfermedades que no comprendemos y desarrollar una cura.

A pesar de ello, el debate sobre una futura clonación humano ha planeado desde la presentación de Dolly.  Afortunadamente, veinte años después, la investigación ha ido en la línea definida por los británicos y los estudios se han centrado en las células madre y creación de tejidos u órganos a partir de ellas.

Unos avances han sido notables aunque todavía estamos lejos de curar totalmente gracias a esta técnica.

Por cierton, Dolly no fue el primer animal clonado. Este honor lo tiene una rana creada en 1958  por John Gurdon, pionero de las células madre y premio Nobel en el 2012.

Anuncios