bonobos

bonobos

Hablando de perros, uno de los síntomas más evidentes de que su mascota se hace mayor y avanza hacia la tercera edad, es la aparición de un velo en sus ojos que indican que empieza a tener cataratas -precaución que si es joven es una alerta de que pueda padecer diabetes-.

Lo que no habían detectado, hasta ahora, los investigadores es que los animales también pueden padecer de vista cansada, como popularmente conocemos a la presbicia. Al menos los bonobos, una especie de simio actual considerado como pariente nuestro muy cercano.

Los problemas de visión de cerca, ya ven, no es una cuestión de años de lectura. Más bien sólo de años. Los investigadores comprobaron que estos simios según envejecen se tienen que alejar del cuerpo de su compañero para la realización de una de sus prácticas favoritas: la desparasitación.

Aunque como decíamos los bonobos no castigan su vista con la lectura o las pantallas del ordenador, esa dificultad visual resulta un elemento grave para la supervivencia de los ancianos, ya que estos animales dependen en buena medida de su visión nocturna (en la selva donde habitan no hay mucha luz).

 

Anuncios