Mediterráneo

Mediterráneo

Seguimos sin aprender de los errores del pasado/presente y continuamos con nuestra labor de depredación. Las alarmas ahora han saltado en el Mediterráneo, donde la sobreexplotación pesquera amenazan la presencia de tradicionales especies, como el pez espada o el atún rojo.

Según un comunicado de WWF, o se toman medidas o desaparecerán de los mares. La organización reclama un plan de recuperación que ponga un punto y final a tres décadas de capturas indiscrimandas.

En la actualidad, en el Mediterráneo se captura el doble de lo que recomiendan los científicos y la población de pez espada se ha reducido en un 70%. Si añadimos que la mayoría de las capturas que se realizan son de ejemplares jóvenes, el futuro es todo menos halagüeño.

Las cifras que baraja la asociación conservacionista son alarmantes: “Las capturas han disminuido casi un 50 por ciento en los últimos veinte años y se pescan demasiados juveniles antes de que se puedan reproducir y asegurar la supervivencia de la especie. Apenas queda un 12% de reproductores respecto al nivel considerado sostenible; no podemos permitirnos retrasar las acciones y repetir el mismo error que llevó al atún rojo al borde del colapso en el pasado”.

Tres de cada cuatro capturas han sido realizadas por barcos de la Unión Europea y la única solución posible es la adopción de un plan urgente de recuperación para esta pesquería que pase “por establecer un límite de capturas (TAC) que permita que esta explotación se adapte a los niveles que recomiendan los científicos”. Por otro lado, WWF recomienda fijar una talla mínima a la hora de pescarlos acorde a la de madurez, así como poner en marcha un sistema de seguimiento, control y trazabilidad para luchar contra la pesca ilegal y no declarada.

Pero no es la única especie amenazada en el Mediterráneo, la situación es similar para los atunes rojos y para el tiburón azul

Anuncios