sueño

sueño

Hoy toca de nuevo hablar de sueños y de su función reparadora, tanto para el cerebro como para nuestro cuerpo. Pero, nos vamos a detener en la previa, que ya saben que las ‘previas’ son lo más divertido.

Acostarse y dormir no solo debe debe de responder a los estímulos de cansancio. Debemos de prepararnos para tener un buen y reparador sueño. Porque como decían las abuelas, de lo contrario nos llevamos los problemas a la cama y surgen las pesadillas.

Y no solo las abuelas, también una investigación publicada en Nature Communications. Según el trabajo, los pensamientos negativos se nos quedan anclados al cerebro y no seremos capaces de desprendernos de ellos. Vamos, que si nos acostamos enfadados con nuestra pareja, ese sentimiento -el enfado- se ve reforzado durante la noche. Y así pasa lo que pasa, que nos levantamos con más ganas de bronca.

El trabajo demostró que los recuerdos negativos reforzados por el sueño se almacenaban en una parte del cerebro donde están las conexiones de la memoria a largo plazo. Y cuidado, que los pensamientos muy negativos, y ahora no nos referimos solo a una pelea doméstica si no a otros más traumáticos terminan afianzándose y ‘enquistándose’.

Asó que ya sabe, a la hora de acostarse  borre cualquier tipo de pensamiento negativo…. Es la mejor manera de tener felices sueños y dulces despertares.

Anuncios