Calorías

Calorías

El otro día, sentado en un bar cerca de mi domicilio que acaban de abrir un cartel colocado sobre la barra me hizo sonreír: “Cuenta más historias y menos calorías”. Y más allá de lo perverso que puede resultar estar pendiente de la báscula, sobre todo en ese contexto, la frase tiene su aquel.

Porque resulta que este sistema ideado en el siglo XX, el de contar las calorías, se ha quedado obsoleto. Según diversas publicaciones, la útlima la ‘Américan Journal of Clinical Nutrition’, las calorías de cada alimento no solo dependen de que se traten de carbohidratos o de proteínas.

El asunto es más complejo, ya que se ha demostrado que en lo tocante a calorías, la digestión o la flora bacteriana juega un papel fundamental, del mismo modo que cambia la composición de los mismos si están o no cocinado.

Eso por no hablar de otros elementos, como la manera de comer -rápida o lenta-, el contexto, la música ambiental… hacen que nuestro cerebro efectúe cambios en nuestro metabolismo y actúe de manera diferente -consuma más o menos calorías-.

Visto lo visto, ¿tiene o no tiene razón el cartel de marras?

 

Anuncios