asesino

Instinto asesino, psicópatas y otra galería de personajes y actitudes violencias hacen estremecer a los humanos cuando nos acercamos a las noticias. Terror al margen, estos comportamientos tienen que ver con un comportamiento puramente animal que se exacerba en estos sujetos: el depredador.

Así que sobre el papel, si esta escrito en el cerebro bastaría con conocer su mecanismo para inhibirlo. Es decir, apagar el interruptor que nos hace matar. Los estudios aseguran que esta llave, que en los animales se corresponde con su instinto de caza, se encuentra en la amígdala. Así lo refleja un estudio publicado en Cell, donde unos investigadores han completado ese circuito y son capaces de abrirlo y cerrarlo a voluntad aplicando una luz láser.

Lógicamente, la experimentacón se encuentra en fase animal, se ha probado con ratones, pero lo significativo es que los científicos logaron evitar que los roedores matara a su presa mientras la tenía entre sus patas.

Así que, nuevo camino abierto para evitar que el instinto asesino moren entre nosotros.

Anuncios