mestizaje-perros

Su presencia junto a nosotros -su domesticación- se remonta a miles de años y fruto de nuestras necesidades o gustos hemos ido ‘creando’ razas casi casi a la carta. Fruto de la selección artificial los hemos ido modelando pero también los hemos ido llenado de taras.

Ya se imaginarán que hablamos de los perros y las más de 300 razas diferentes que hasta ahora están reconocidas. Razas que son más o menos cariñosas, que nos ayudan a superar minusvalías o en nuestras tareas cotidianas -pastoreo, caza, etc.-.

Ahora bien, como decimos, en ese camino hemos ido modificando su genética hasta tal punto que los hemos convertido en animales con menor esperanza de vida, con enfermedades congénitas que amenazan su propia supervivencia.

Resultaría absurdo y prolijo relatar la cantidad de ‘problemas’ que tienen algunas mascotas, como los bulldogs ingleses, por ejemplo, carne de cañón de las consultas veterinarias.

Por eso, investigadores genéticos como  Niels Pedersen alertan del peligro real para determinadas razas y recomiendan desandar el camino andado, es decir, introducir sangre nueva a estas especies para que recobren su ‘vitalidad’.

Ya ven, el mundo del pedigrí puede estar amenazado por su ‘éxito’ y también, en lo tocante a nuestros peludos, los expertos recomiendan el mestizaje como lo más sano. Que no todo es la pureza, que la calidad de vida y su continuidad también es importante.

 

Anuncios