alcohol-y-civilizacion

A estas alturas de la película de la Humanidad podría parecer que la imagen del género humano -moderno y antiguo- está ligado a la presencia del alcohol. Vamos que si algo nos define es la cercanía a todo tipo de brebajes donde el alcohol estaría indisolublemente ligado a nuestra existencia y teóricamente al progreso.

Y en parte es así. Así que para alimentar el debate, en National Geographic  se ha publicado un artículo que se detiene a analizar este asunto con una curiosa conclusión: que sí, que efectivamente así ha sido.

Y el artículo se detiene en desgranar un libro escrito por el profesor Robert Dudley,’ El mono borracho. ¿Porqué bebemos y abusamos del alcohol?’ Según el profesor, la fermentación de las frutas y el consumo, por tanto, de etanol, otorgó en su momento a los primates un plus para su supervivencia.

Las propiedades de las frutas fermentadas les proporcionaron más calorías y una cierta acción antiséptica, lo que les hacia más inmunes a enfermedades. Ahora bien, no se me confundan, que los niveles de etanol que contienen estas frutas no puede considerarse grandes como para afirmar que estos primeros monos se convirtieran en borrachos o alcohólicos.

Anuncios