kiri-texas

Se le conoce como árbol emperatriz. Es originario de China y podría ser una eficaz arma para combatir el cambio climático. Este árbol, el  Kiri,  es capaz de absorber diez veces más CO2 que cualquier otra especie.

Se trata de un híbrido conseguido mediante mejora genética, que resulta más resistente a plagas y que no supone una especie invasiva allá donde se plante. Es capaz de vivir en suelos y aguas contaminadas y resiste temperaturas extremas.

Además purifica la tierra según crece, a partir de sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al caer y descomponerse en el suelo. Es muy eficaz a la hora de realizar la fotosíntesis. Un árbol adulto -en apenas siete años- puede llegar a capturar 21,7 kg de CO2 cada día, lo que convierte en 6 kg de oxígeno.

Y por si fuera poco,  sus hojas poseen un valor nutricional alto, es decir, son más que aptas para dedicarlas al forraje y alimentar al ganado y su madera es excelente

Sin duda, todas estas características, convierten al Kiri en una alternativa real a la hora planificar las reforestaciones. Tanto en México como en Argentina ya se están produciendo plantaciones de esta especie.

Anuncios