bostezo

El bostezo es un acto que practicamos casi todos los mamíferos. Se trata, en función de cada especie de un reflejo que relata un estado de ánimo, y no sólo de aburrimiento. Por ejemplo, en los canes, puede significar un síntoma de estrés.

Pero no vamos a detenernos en su significado, si no más bien, en algo que nos diferencia del resto: los bostezos son contagiosos. Basta con ver a alguien que bosteza para que a la mayoría se nos desaten unas irresistibles ganas de hacerlo. Esto nos ocurre a los humanos… y también a los chimpancés. En el resto del mundo animal, esta situación no se da.

Es una de las cuestiones que la Ciencia no ha podido desentrañar, o al menos, donde no existe un consenso sobre el tema. No obstante, la explicación más extendida recurre a la empatía ante nuestros semejantes para interpretar este suceso.

Y se basan en un estudio realizado hace unos años donde utilizando técnicas de resonancia magnética funcional determinaba que el contagio del bostezo responde a un acto reflejo, y por lo tanto, a una reacción empática.

Los análisis mostraban que la respuesta mimética era común ante el bostezo, mientras la respuesta variaba ante las carcajadas. En la máquina, los resultados señalaban una activación del giro frontal inferior de nuestro cerebro,  la zona donde se alojan la mayoría de las neuronas llamadas espejos, las que crean representaciones mentales de acciones.

Anuncios