El sueño. Si es de los que va a vivir el ‘mundo perro’ por primera vez o es de los habituales ha de saber que además de pasar muchas, pero muchas horas durmiendo, la posición de su ‘peludo’ cuando duerme dice mucho tanto de su estado de ánimo como de su salud.

Como nos ocurre a nosotros, los perros cambian habitualmente de postura mientras descansan y los especialistas en conducta han determinado seis tipos de posición que podemos definir como las más habituales.

Por empezar por lo fácil, si se lo encuentra hecho una rosca, lo que está haciendo el animal es mantener su calor corporal. Vamos que tiene frío. Asi que ya sabe, mantita al canto. Por el contrario si se encuentra con su can totalmente bocarriba lo que denota el animal es una confianza absoluta y total. Está en el Nirvana y no teme a nada ni a nadie. Ahora bien, también puede deberse a que tenga alguna molestia en su aparato digestivo.

Esta postura tiene una variante, que es cuando está con la boca abierta o la lengua fuera…. Así, esta variante donde parece ‘pimplado’, además de mostrar la felicidad total denota que ha tenido un desgaste de actividad grande. O sea que además de feliz, está derrotado.

Y seguimos con las posturas de sueño…. Tumbado de lado, subraya que el perro está tranquilo, pero alerta y desde esa posición puede ponerse en marcha de manera rápida. Si por el contrario está bocaabajo, no se engañe, el ‘peludo’ no está profundamente dormido. Y eso puede pasar porque está inquieto, ya sea por hambre, aburrimiento o simplemente en tensión.

Si se lo encuentra tumbado boca abajo y con las patas abiertas (como si fuera una rana) el canijo está pasado calor y se pone así para poder refrigerar tripa y garganta. Es una postura muy habitual en los cachorros.

Anuncios