Category: El placer de pensar


Deseo sexual

deseo

Que lo del sexo -el deseo sexual- está unido a nuestro cerebro no supone descubrir nada nuevo. Ahora bien, ojo al trabajo que la metastina -una hormona, cómo no-, juega en este rol que hace que se desate el apetito sexual entre nuestros congéneres. Seguir leyendo

Instinto asesino

asesino

Instinto asesino, psicópatas y otra galería de personajes y actitudes violencias hacen estremecer a los humanos cuando nos acercamos a las noticias. Terror al margen, estos comportamientos tienen que ver con un comportamiento puramente animal que se exacerba en estos sujetos: el depredador. Seguir leyendo

¿Contar calorías?, No gracias

Calorías

Calorías

El otro día, sentado en un bar cerca de mi domicilio que acaban de abrir un cartel colocado sobre la barra me hizo sonreír: “Cuenta más historias y menos calorías”. Y más allá de lo perverso que puede resultar estar pendiente de la báscula, sobre todo en ese contexto, la frase tiene su aquel. Seguir leyendo

¿Por qué los planetas son redondos?

Planeta, foto Nasa

Planeta, foto Nasa

A simple vista parece una pregunta lanzada por un niño. Pero si lo piensan un poquito, el asunto tiene su aquel. Así, en el espacio nos encontramos que mientras que los planetas tienen forma esférica, algunos elementos más pequeños, como los asterorides presentan todo tipo de formas irregulares. Seguir leyendo

Calcetines y sexo

Calcetines y sexo

Nada baja tanto la libido como aparecer ante tu apasionad@ amant@ vestido únicamente con los calcetines. Si duda en invierno resultan confortables, pero si hacemos una encuesta a nuestro alrededor seguro que mayoritariamente le contestan que la imagen resulta de todo menos erótica. Seguir leyendo

Big Data

Big Data

Si algo está revolucionando el siglo XXI es el mundo de la información. O mejor dicho, el tratamiento de los datos. El desarrollo de la informática está permitiendo acceder a un nuevo universo…. Millones de millones de datos inconexos que cobran forma y una razón de ser gracias al llamado Big Data. Seguir leyendo

Atracones nocturnos y resaca

resaca

resaca

A menudo, al llegar a casa de madrugada tras una noche de excesos de alcohol, mi mente duda entre tirarme en la cama y rezar por no tener una resaca de libro al despertarme o dirigirse directamente a atracar la nevera, porque me asalta un hambre feroz. Seguir leyendo

De caspa y casposos

caspaNo solo es cuestión de estética, sino también de salud. Pero quedémonos en lo primero para explicar lo segundo. Pocas cosas resultan menos glamurosas que esas nevadas con las que nos obsequia nuestro cuero cabelludo y que adornan cuellos y hombreras de camisas y de americanas y que, a quienes las padecen, obligan a realizar sísmicas sacudidas periódicas para eliminar esos rastros que se consideran sinónimos de suciedad o descuido personal. Y por supuesto, acudir a peluqueros, esteticistas o demartólogos a la búsqueda de un producto milagroso que nos devuelva al mundo de lo cool.

La caspa es tan desagradable -socialmente hablando- que ha acuñado un apelativo sinónimo de algo cutre que retrotrae a tiempos de pobreza y miseria. Si algo o alguien es casposo es casi mejor apartarse de él. Técnicamente, esos restos blanquecinos no son otra cosa células muertas del cuero cabelludo. Ya sabemos que las células tienen una vida limitada, así que en términos de salud, si tenemos un exceso de polvo blanquecino bajo el cuello, tenemos un problema serio, ya que estamos padeciendo una mortandad acelerada de una parte de nuestro organismo, una especie de pandemia celular que se manifiesta de esta manera.  Seguir leyendo

Mamá, no insistas, no voy a ponerme bufanda

calor corporal

Cuando era un crío y llegaba el invierno o los fríos del otoño, que por entonces el otoño era una una estación donde también hacía un frío que pelaba, vivía atemorizado por la imagen de mi madre persiguiéndome por todos los rincones de la casa con esos gorros de lana que llamábamos verdugos, o con la bufanda, y esa orden en forma de grito conminándome a ponerme esas prendas para no enfriarme la cabeza.

Pasaron los años y disfruté de una juventud ajena a gorros y bufandas sin preocuparme lo más mínimo por el calor corporal y, por su puesto, tampoco el de mi cabeza. Luego, cosas de la genética, con la caída del pelo -aun me queda, pero nada parecido a una frondosa cabellera-, he comenzado a notar que siento que llega el invierno por la azotea.

Se me enfría y agradezco cualquier tipo de adminículo que me cubra la testa. Y ahora me acuerdo de mi madre y comienzo a preguntarme si tendría razón la buena mujer con su preocupación. Así que con el interrogante golpeándome en el cerebro me puse a leer por aquello de confirmar la “sabiduría de las madres”.  Seguir leyendo

Sexo y dolor de espalda

shoulder(2)

Para gustos, los colores; y en cuestión de sexo, el Kamasutra y las variaciones que la imaginación, la pasión y el ardor del momento nos procuren. Ahora bien, si forma parte de los que se dejan llevar por el asunto, cuidado, que esos minutos de placer pueden acabar convirtiéndose en un auténtico calvario para el resto de la jornada.

No todo el catálogo de posiciones descrito en el milenario libro hindú están al alcance de los mortales, no en vano nuestra anatomía ha sufrido alteraciones por elevarnos sobre nuestras piernas y eso deja a la espalda demasiado vulnerable. Así que este artículo va dedicado a los aficionados, pero delicaditos. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: