Tag Archive: agua


Madera fresca para filtrar el agua

pinos

Los viajeros lo saben, el agua es el principal foco de infecciones y de enfermedades cuando estamos fuera de nuestro país. Bueno, a veces, incluso en nuestro país. Ya saben dependemos de los tratamientos que realicen las diferentes autoridades o administraciones. Sigue leyendo

Anuncios

Agua sin bacterias gracias a un dispositivo que apenas tiene el tamaño de un sello. El proceso no dura más de 20 minutos, y las pruebas se han realizado con éxito para la eliminación de tres tipos de bacterias. Sigue leyendo

A los que libran una dura batalla contra el jabón y el agua se les escucha con frecuencia ampararse en argumentos como que nuestro cuerpo sufre con tanto lavado y que nuestra piel se resiente por tanta obsesión por la higiene. Sigue leyendo

Fuego, sal y el secreto de un buen filete

Que la ciencia ha llegado a la cocina es un hecho que no necesita comprobación. De hecho, lo ha estado siempre, aunque no nos hayamos dado cuenta o no contábamos con los conocimientos necesarios para descubrirlo. Pero no se preocupen que estas líneas no van de cocina moderna, ni de esa denominada cocina molecular harto compleja para el común de los mortales, aunque resulte una delicia para el paladar.

Parada y fonda, hoy, en algo tan sencillo como hacer un filete tierno, jugoso y con sabor. Y lo hacemos de la mano de uno de los maestros de la cocina, el chef J. Kenji López-Alt , que amenaza con revolucionar la ciencia culinaria con su libro ‘The Food Lab: Better Home Cooking Through Science‘.

De entrada, para cocinar un filete hay que partir de dos elementos fundamentales, el fuego y el agua. El maestro cocinero recomienda que lejos de la creencia popular que indica que lo mas importante es calentar la sartén a fuego rápido, lo que hay que hacer, para lograr un proceso de cocinado parejo es comenzar suavemente y terminar con un golpe de calor, un sellado que dicen los maestros de los fogones.

El asunto tiene que ver con algo tan sencillo como la evaporación del agua que contiene la carne. Si desaparece más lentamente, cualquier alimento se prepara de manera más equilibrada, jugosa y sabrosa -eso por no contar con que evitaremos con la pérdida de humedad que quede como la suela de una zapatilla-.

Y el agua es el otro elemento clave, lo que hay que procurar es que se mantenga el mayor tiempo posible en nuestro trozo de bife. Y lo es porque la sal evita la evaporación. Por ello, el cocinero recomienda salar la carne mucho antes de que nos dispongamos a cocinarla.

Incluso de un día para otro. Teniendo en cuenta que la mayoría de la energía -calor- que recibe la carne cuando la ponemos al fuego se destina a evaporar la carne, si está debidamente salado retrasamos ese proceso y logramos dos cosas fundamentales: que torne ese color característico oscuro -tostado- de la carne bien hecha y que se cocine de manera homogénea logrando un filete (bistec, si lo prefieren) dorado, tostado y sabroso.

 

vaso de agua

Como entramos en periodo de dieta -ya saben, los excesos del verano y habernos dejado llevar por las tentaciones- entramos también en un tiempo de controversia y de debate. En esta ocasión nos alejamos un poco del ‘mundo de las calorías’ y nos adentramos en el de la hidratación.

De sobra es conocido que somos agua en una buena parte de nuestro organismo y que por lo tanto debemos mantenernos debidamente hidratados. Ahora bien, ¿la regla de los ocho vasos de agua diaria es una práctica que hay que mantener a rajatabla? Unas recomendaciones que no solo valen para mantener nuestra piel como la de los bebés, sino también como un coadyuvante a tener el estómago lleno de algo y mantener una cierta sensación de saciedad que nos ayude a esa restricción calórica. Sigue leyendo

remolino

Foto de Manuel

Verano es sinónimo de agua, la que buscamos para refrescarnos y la presente en actividades de ocio en torno a ríos o playas. Y con estas últimas, llegan los accidentes. Uno de los que tienen peores consecuencias es caer atrapado en un remolino de agua, frecuentes en determinados ríos de ‘aguas vivas’ o en playas donde las corrientes confluyen, como ocurre en los golfos.

Los remolinos son, básicamente un punto de confluencia de dos corrientes de agua, un punto donde el agua se mueve con un movimiento rápido y circular, y que con frecuencia causan una espiral descendente llamada vórtice. Pueden ser de distinto tipo, según el origen de las corrientes opuestas. Sigue leyendo

Ocho vasos de agua al día

ocho vasos de agua

Beber agua. Lo repetimos cada día en las consultas. Aun así y a pesar de la cantidad de argumentos que manejamos los profesionales parece que nunca somos lo bastante pesados como para conmover las conciencias y hacerles cambiar de hábitos.

Se resistan lo que se resistan, somos agua, un 75% en nuestro cerebro -y como se seque, ya verán-. Nuestro mundo es agua. No se concibe la vida sin el líquido elemento y aunque vivamos en el desierto necesitamos de él. Y necesitamos el agua de fuera adentro; la necesita la piel, el espacio intersticial, los órganos diana, los ojos -el ojo seco es el primer problema en las enfermedades de la visión-; también las mucosas necesitan hidratación.

Por todo ello, recomendamos la ingesta de litro y medio de agua al día. Es la mejor manera para que ese cuerpo donde habitamos se desarrolle adecuadamente… Y aunque amaguen con escuchar nuestros consejos, se refugian en que “no tienen sed” o que nos les apetece.

Pues sepan que aunque ustedes no lo noten, su cuerpo puede estar muriéndose de sed. Pero como la letra no entra con sangre, veremos si una imagen vale más que mil palabras. Les recomendamos este vídeo a modo de banda sonora.

A ver si es posible que la fuerza de la imagen les quiebre la pereza. Yo no sé ustedes al leer, pero a mí escribir esto me ha dado ganas de beber un saludable vaso de agua. A su salud.

mar de aral 2014

Después nos llamarán agoreros o apocalípticos, pero hay hechos que no nos gusta tener que comentar, y menos cuando estaban más que anunciados desde hacía varios años. El Mar de Aral cada vez se parece más a un charco, pero a uno pequeñito.

Este lago, que se encuentra en Asia Central, mengua peligrosamente año a año, tanto que la cuenca oriental se ha secado por completo. En 1960 contaba con una superficie de 60.000 kilómetros cuadrados —más o menos el doble que Cataluña— y ahora apenas llega a los 6.000. Sigue leyendo

precio del éxito-lago-microalgas

Los conservacionistas sabemos que acertar no está exento de riesgos. Acometer cualquier labor de recuperación de un espacio natural de manera exitosa puede, a medio plazo, llevar al desastre. La paradoja estriba en que si no se adoptan con cuidado determinadas precauciones, cualquier acción ejercida para la conservación de un espacio puede desembocar en graves desequilibrios, cuyo resultado sea una mortalidad masiva de las teóricas especies protegidas.

Y me explico. Cuando nos afanamos en proteger determinados ecosistemas para que, por ejemplo, sirvan de descanso para las aves migratorias, hay que tener en cuenta que ese incremento de la población de aves puede aumentar el número de desechos orgánicos, lo que a su vez provocan la eutrofización de las aguas. A mayor tráfico, mayor contenido de algunos nutrientes en forma de fosfatos, nitratos, etc, lo que a su vez hace que proliferen grandes poblaciones de microalgas que contaminan el agua. Sigue leyendo

No todas las aguas son iguales

waterlab

El salto tecnológico que supusieron las sucesivas revoluciones industriales que hemos sufrido desde mediados del siglo XVIII ha abierto, sin duda, numerosas oportunidades de desarrollo y mejoras en nuestra calidad de vida. A pesar de estos avances, de lo que no hemos podido prescindir, al menos todavía, porque quién sabe lo que ocurrirá en los años venideros, es del sector primario: necesitamos comer para poder sobrevivir.

Por tanto, si algo nos va a quedar, si es que sobrevivimos a tanto éxito tecnológico, son las industrias o actividades vinculadas al sector alimentario: agricultura, ganadería y pesca. Y hablando de comida, este terreno también mira con ojos golosos al mar. Y lo observa en una doble dirección. Por una parte, la actividad extractiva —pesca o recolección natural— y por otra, la del cultivo, también denominada genéricamente acuicultura. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: