Tag Archive: alcohol


Alcohol y civilización

alcohol-y-civilizacion

A estas alturas de la película de la Humanidad podría parecer que la imagen del género humano -moderno y antiguo- está ligado a la presencia del alcohol. Vamos que si algo nos define es la cercanía a todo tipo de brebajes donde el alcohol estaría indisolublemente ligado a nuestra existencia y teóricamente al progreso. Sigue leyendo

Atracones nocturnos y resaca

resaca

resaca

A menudo, al llegar a casa de madrugada tras una noche de excesos de alcohol, mi mente duda entre tirarme en la cama y rezar por no tener una resaca de libro al despertarme o dirigirse directamente a atracar la nevera, porque me asalta un hambre feroz. Sigue leyendo

Ir al gimnasio, una buena excusa

Hay que buscar acicates para cualquier cosa, y claro, y entre los propósitos para después del verano más de uno incluye el paso por el gimnasio para ponerse en forma. Pero es duro, sin duda, eso de machacarse entre pesas, bicicletas y cintas de correr y los más ‘pillos’ se dan una recompensa tras la dosis de sobreejercicio. Sigue leyendo

Resaca y recuerdos

resaca

resaca

Las noches de juerga y alcohol suelen deparar mañanas angustiosas, malestar general y cómo no, unos dolores de cabeza fruto de la resaca que no nos permitan dar con bola durante largas horas.

Eso por no contar de esa multitud de interrogantes que se resumen en ese inquietante ¿qué hice anoche, que no me acuerdo de nada? Esas lagunas mentales las hemos padecido quien más o quien menos en algunas ocasiones -un@s más que otr@s-. En ocasiones los recuerdos desaparecen de manera parcial -recordamos algo de lo ocurrido durante la noche- o en su totalidad. Sigue leyendo

Adolescentes, pareja y consumo de alcohol

Alchohol y parejas

La adolescencia es tiempo de cambios y no solo de hormonas alteradas complicando la existencia. También representa un proceso de cambios en las relaciones sociales. Y quizá uno de los más importantes es abrirse al amor y a las relaciones de pareja.

Según un estudio reciente, uno de los cambios que más quebraderos de cabeza producen en los adolescentes al encontrar pareja es que abandonan a sus amigos por haberse topado con el amor. O al menos son las quejas más frecuentes que reciben de su pandi.

Sigue leyendo

¿Chocolate negro contra la resaca?

Chocolate negro y resaca

En estos momentos de verano cuando disfrutamos de nuestro ocio de manera un poco más desenvuelta y somos más dados a dejarnos llevar por los ‘vicios ocultos’, seguro que más de uno se acuerda de ‘la m… que p… a la ciencia’ y lo poco que ha avanzado en prevenir las temidas resacas matutinas.

Remedios caseros, haberlos háylos, pero la mayoría se tienen -nos tenemos- que conformar con la aspirina de turno y dejar que pase el tiempo necesario para que nuestro organismo se recupere del exceso de alcohol en sangre. A falta de que se ponga en el mercado la pastilla milagrosa que nos prevenga ante la resaca, confórmense con esta historia. Sigue leyendo

beber o no beber alcohol

Foto de Gunnar Grimnes.

Parece evidente que la evolución han transcurrido por caminos alejados del alcohol. Y no es que nos queramos poner ni bíblicos ni fundamentalistas y abrazar la fe del prohibicionismo absoluto o sumarnos a las filas de “beber con moderación es bueno”. Todo lo contrario. Solamente queremos subrayar que hasta en esto, la Ciencia es objeto de debate y controversia, lo que sin duda es bueno.

Así, a los defensores del beber pero poco les ha salido un enemigo: un trabajo donde se ponen a prueba los supuestos beneficios de un consumo moderado de alcohol. Y el asunto tiene su aquel. Los investigadores británicos se valieron de la Encuesta de Salud de Inglaterra 1998-2008. Y su conclusión tira muchos mitos de por medio.  Sigue leyendo

Estadísticas de muerte

muerte

La estadística es un elemento fundamental en cualquier investigación científica. Ahora bien, en Ciencia no vale cualquier dato, depende del manejo y de las variables que se pongan en relación para que esa investigación en marcha arroje resultados que sean significativos. En cualquier caso, como tendencia o como moda, la estadística nos depara una gran variedad de curiosidades que, insistimos, no han de ser necesariamente científicas, pero que merecen la pena unas líneas.

Por ejemplo, si hay algo que nos inquieta a los humanos es predecir el momento de nuestra muerte. Supongo que es cuestión de morbo. El caso es que, como hay estadísticas al uso, es cuestión de ir recopilándolas para llegar a esta asombrosa curiosidad: el riesgo de morir el día de tu cumpleaños es de un 25% si tienes entre 20 y 39 años y cae en fin de semana, si atendemos a los cuadros estadísticos existentes. El registro de defunciones permite conocer con una gran exactitud el día y edad de los que fallecieron. Pero no hace falta ser científico para deducir que juntar fin de semana y cumpleaños es sinónimo de excesos, sobre todo con el alcohol. Y ya sabemos que esa combinación es peligrosa. Sigue leyendo

Resaca

resacaLos británicos pasan un año de su vida con resaca. Ante titulares como este, uno no deja de alarmarse, tanto por la cantidad de tiempo perdido por algo tan absurdo como beber de manera salvaje como por lo poco que ha evolucionado la ciencia para encontrar remedio a un mal tan común: las consecuencias de la borrachera.

No duden de los datos, que resultan fiables, y si a esa media sumamos la cantidad de días perdidos por los habitantes de otros países, la cifra de horas desperdiciadas en el mundo sería de auténtico vértigo. Aunque lo fácil es predicar la abstinencia, esta recomendación no resulta práctica, habida cuenta de que nos enfrentamos a un mal que existe y al que debiera encontrarse una solución.

Pero esta no existe, tan solo hay medicamentos paliativos que más o menos nos pueden aliviar de una sintomatología que va desde el dolor cabeza y mareos a la náusea, pasando por la consabida hipersensibilidad a la luz o al sonido y la irritabilidad en general que mostramos.  Sigue leyendo

Fresas y alcohol

fresa

Alguna vez había leído o escuchado que el yogur o la leche resultan un remedio eficaz y previo para no dañar nuestro estomago de los rigores del consumo de alcohol en exceso. Y no hablamos de la conocida resaca, sino de los otros daños colaterales, como los dolores de estomago. La verdad es que, sin quererle quitar importancia al asunto, nunca hice caso a este tipo de recomendaciones y, como soy como soy, he preferido decantarme por soluciones más radicales; es decir, beber con moderación.

Aun así, reconozco que dependiendo de lo que beba —del tipo de bebida, no de la cantidad, que les veo venir—, hay veces que no puedo escaparme de padecer lo que en Madrid llamamos “ardor de estomago”. Sobre todo si de lo que se trata es de vino malo. Y mira por dónde, me topo con la siguiente noticia: “Las fresas tienen un efecto protector frente a los estragos del alcohol”. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: