Siguiendo los principios de la física, si la energía no se destruye sino que se transforma y nuestro cerebro -en general nuestro organismo- es energía resulta que somos inmortales por necesidad. Ahora bien, nadie dijo de qué manera. Pero no vamos a escribir de energía si no de lo otro, de la inmortalidad. Sigue leyendo