Tag Archive: ecología


extincion primates

Otra extinción en masa se avecina. La de los primates, y cómo no, gracias a la inequívoca acción de los humanos. Y puede ocurrir en apenas 50 años. Más de la mitad de las 500 especies de monos que existen están amenazadas de extinción y tres de cada cuatro han visto tan mermadas sus poblaciones que podrían desaparecer en breve.

Sigue leyendo

Anuncios

100 por cien, energía renovable

Contado tal y como se enuncia en el titular de este post, puede representar el sueño de cualquier persona preocupada por el precario equilibrio del Planeta. Este planteamiento resulta, a día de hoy imposible para cualquier de los gigantes económicos, pero puede ser una realidad, y sin duda un ejemplo a seguir en Costa Rica. Sigue leyendo

dieta mediterranea

Mucho y muchas loas se han publicado sobre la dieta mediterránea y la salud de los humanos. Un equilibro nutricional que puede aportar hasta diez años más en nuestra esperanza de vida. Pero si es de los que no acaban de estar convencidos porque su paladar se decanta por otro tipo de dietas -incluso de la comida basura- pero es un entusiasta de frenar el cambio climático y dejar a nuestros hijos un planeta más habitable, apúntense a este nuevo argumento: la dieta mediterránea frena el efecto invernadero.

Tal y como lo están leyendo. Así que olvidémonos del paladar y pensemos tan solo en la salud del planeta. Es decir, pensemos en términos de producción alimentaria. Y si no nos creen, lean este artículo publicado en Nature, donde se afirma que “las emisiones globales de gas de efecto invernadero serían reducidas por una cantidad equivalente a las emisiones actuales de todos los coches, camiones, trenes, barcos y aviones. Además, este cambio en la dieta podría evitar la destrucción de bosques tropicales y sabanas de un tamaño equivalente a la mitad de los EE UU”.

Es cuestión de poner en relación tres elementos: los alimentos que más se consumen en la actualidad en el mundo, o las tendencias alimentarias si lo prefieren, las necesidades que precisan de hectáreas de tierra para su producción -y lo que supone en tala de árboles necesarios para ello- y la cantidad de energía -y el modo- que se gasta para su elaboración o puesta en el mercado.

Este imaginativo enfoque concluye que si las tendencias en alimentación -donde la dieta mediterránea no es la mayoritariamente elegida- persisten en los próximos cuarenta años, serán las causantes de la principal emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera: el 80% sería provocado por los procesos de producción alimentaria. Asimismo, la proyección augura que serían necesarias en torno a mil millones más de hectáreas destinadas a la agricultura de las que se destinan hoy; imaginen lo que supondría en cálculo de árboles que desaparecían y cómo esta modificación de los ecosistemas afectarían a las especies actuales.

A mí la verdad es que ya me están entrando mareos. No tenía ninguna duda, pero si surgiera alguna, este argumento apuntala mis convicciones a favor de la dieta mediterránea.

mar de aral 2014

Después nos llamarán agoreros o apocalípticos, pero hay hechos que no nos gusta tener que comentar, y menos cuando estaban más que anunciados desde hacía varios años. El Mar de Aral cada vez se parece más a un charco, pero a uno pequeñito.

Este lago, que se encuentra en Asia Central, mengua peligrosamente año a año, tanto que la cuenca oriental se ha secado por completo. En 1960 contaba con una superficie de 60.000 kilómetros cuadrados —más o menos el doble que Cataluña— y ahora apenas llega a los 6.000. Sigue leyendo

Aves y presión urbanística

gaviota

Aparentemente, las aves parecen mejor dotadas para gozar de autonomía y elegir sus hábitats gracias a esa capacidad de moverse a larga distancia. Su capacidad de volar les confiere un potencial mayor que el de otras especies para conseguir nuevos espacios donde desarrollarse ante la presión de los humanos urbanitas, los principales depredadores que existen hoy en día.

Pero no es así. Cambiar de lugar de residencia supone un cúmulo añadido de problemas: y si no, piense usted en el incordio que resulta una mudanza a otro barrio de su ciudad; y no solo en términos de acarrear todas las cajas con sus enseres, sino en lo que representa de adaptación a un nuevo entorno, a nuevos vecinos, nuevas tiendas donde comprar… Un cambio radical. Sigue leyendo

Nuevo biopesticida en defensa de las abejas

bee

La desaparición de las abejas de la faz de la Tierra es uno de los misterios más inquietantes del siglo XXI. Y no es solo un asunto de proteger a una especie que alarmantemente ha descendido en su población, sino por el efecto multiplicador que tiene sobre flora y fauna: no debemos olvidar su papel como transportistas de polen, que permite que determinadas plantas puedan florecer.

Todo apunta a un culpable. Ese mismo que tiene en mente: el hombre y la utilización indiscriminada de sustancias que acaban por contaminarlo todo. En concreto, el uso de pesticidas industriales hace que se contamine el polen, que acaba esquilmando a las pobres abejas. Sigue leyendo

Se aproxima la gran extinción

earth

Los datos resultan tozudos, aunque no necesariamente inevitables, y nos enfrentamos de manera real a la sexta gran extinción desde que la vida anidó en la Tierra. En este caso, como se viene comentando, esta gran desaparición no se debe a causas naturales, sino a la acción de una especie invasora, la más devastadora imaginable: el ser humano.

Esta nueva luz roja sobre nuestra conciencia se ha encendido por un estudio publicado en Science. El titular no puede ser más alarmante, las especies se extinguen a un ritmo diez veces más rápido que antes de que los Sapiens se irguieran sobre sus dos patas y desarrollaran su inteligencia. Sigue leyendo

duna

Creo que de sobra es conocido que “hombre blanco j… todo”. Aplicado a los ecosistemas, este aforismo tiene múltiples aplicaciones: de los estragos ambientales que está provocando la industrialización salvaje, cuyo mejor resumen lo tenemos en el cambio climático —que haberlos háylos, a pesar de los que lo niegan— o en la extinción de especies por actividades cinegéticas sin control.

Hoy nos detendremos en otro tipo de estragos: los provocados por la conquista. En concreto, la conquista de América. Un estudio revela que la conquista de Perú alteró los ecosistemas en la costa noroeste del país. Y lo curioso que este efecto se provocó sin querer. Estudiando el porqué de que la morfología de las dunas más recientes que se han constituido —unos 600 años— sea diferente a las antiguas, las que se formaron a lo largo de 5.000 años, el grupo de investigadores descubrió la mano del hombre. Sigue leyendo

precio del éxito-lago-microalgas

Los conservacionistas sabemos que acertar no está exento de riesgos. Acometer cualquier labor de recuperación de un espacio natural de manera exitosa puede, a medio plazo, llevar al desastre. La paradoja estriba en que si no se adoptan con cuidado determinadas precauciones, cualquier acción ejercida para la conservación de un espacio puede desembocar en graves desequilibrios, cuyo resultado sea una mortalidad masiva de las teóricas especies protegidas.

Y me explico. Cuando nos afanamos en proteger determinados ecosistemas para que, por ejemplo, sirvan de descanso para las aves migratorias, hay que tener en cuenta que ese incremento de la población de aves puede aumentar el número de desechos orgánicos, lo que a su vez provocan la eutrofización de las aguas. A mayor tráfico, mayor contenido de algunos nutrientes en forma de fosfatos, nitratos, etc, lo que a su vez hace que proliferen grandes poblaciones de microalgas que contaminan el agua. Sigue leyendo

Aguas en peligro

pedrojperez

Somos química y a ella le debemos la vida. Pero el problema es que también por ella podemos desaparecer. Cada año los europeos —solo nosotros— hacemos crecer la lista de sustancias químicas que se vierten al mar y que son la principal fuente de contaminación de las aguas. Ya están catalogadas cerca de 30.000 sustancias que se producen de manera industrial y cuyos residuos acaban diluidos en el mar repercutiendo negativamente en los ecosistemas —en superficie o sumergidos— donde se depositan.

Por ello, en el último documento elaborado por el Marine Board y la Fundación Europea de la Ciencia (ESF), se señala la necesidad de redoblar los esfuerzos en lo relativo a la vigilancia y la reglamentación de los contaminantes químicos hallados en los mares de Europa.

En el informe, titulado Monitoring Chemical Pollution in Europe’s Seas: Programmes, Practices and Priorities for Research (Vigilancia de la contaminación química en los mares de Europa: programas, prácticas y prioridades para la investigación), se realiza una instantánea de los marcos normativos y los programas de vigilancia que existen en el continente europeo. Los autores subrayan que existen carencias significativas, que no abarcan en su totalidad los contaminantes potencialmente dañinos y, sobre todo, que la legislación está bastante retrasada en el uso de nuevos productos químicos de uso industrial reciente.  Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: