Tag Archive: emoción


Miedo al dolor

pain2

“Si los hombres parieran…,”Eres una quejica” o “Ellas resisten más que ellos”. Son  caras de la misma moneda. Estereotipos en torno a las diferencias de género que nos posicionan como las más duras o las más blandas, según soplen los vientos de la cultura dominante en ese momento.

Y de hecho, se han apoyado en diversos estudios médicos realizados en torno al umbral de dolor y la tolerancia a este de hombres y mujeres. Sin dudar de sus resultados, uno nuevo realizado en España refleja que prácticamente no existen diferencias entre géneros a la hora de enfrentarse al dolor crónico. Seguir leyendo

Lágrimas, cuestión de testosterona

lágrima

La lágrima no es un rasgo que nos diferencie de otras especies… en principio.  Nuestros ojos, y los de otros animales, necesitan ser protegidos y humedecidos a través de la emisión de ese líquido que los mantiene libres de impurezas y evita, de este modo, focos de infecciones.

Pero en este momento no me refiero a la función lubricante de las lágrimas, sino a aquella otra —refleja— que nos permite expresar emociones, ya sean motivadas por dolor físico o emocional. A esas que también nos diferencian de los hombres y que hacen que a nosotras se nos considere más lloronas y, por ende, mas débiles emocionalmente. Y no es un tópico al uso. Lloramos de diferente modo, en cantidad sobre todo, y la culpa, amigas, la tiene la testosterona. Seguir leyendo

dog brain

Aunque vivamos juntos —los hemos domesticado—, parece claro que por mucho que se parezcan a sus amos, perros y humanos procedemos de cadenas evolutivas diferentes. Según los expertos, más o menos hace unos 100 millones de años que el árbol genealógico de ambas especies se separó de manera definitiva. A partir de ahí, juntos pero no revueltos, cada uno siguió su propia senda.

Pero como han permanecido fieles a nosotros, algunos investigadores se han preguntado desde hace tiempo por la existencia de elementos en común. Y parece que sí, que en ese largo peregrinar, determinadas zonas de los cerebros de estas dos especies siguen compartiendo elementos comunes. En concreto, aquellas que tienen que ver con el reconocimiento auditivo de las emociones (les suena aquello de que “parece que …su perrit@ le está escuchando y sabe perfectamente cómo se siente). Seguir leyendo

De la irracionalidad del hombre común se obtienen pruebas a cada instante. Basta observar el comportamiento que empuja a una persona a decidirse, por ejemplo, por una Coca-Cola cuando en realidad le gusta más el sabor de la Pepsi. Incluso a la hora de decantarse por una transacción bursátil en lugar de por otra.

Desde un punto de vista científico, no hay lógica. O, al menos, no en la manera en que los teóricos de la economía liberal clásica dibujaron su Homo economicus: un ser que resuelve dudas en base a preferencias razonables, especialmente aquellas que afectan a su bolsillo.

Sin embargo, lo que no previeron fue la influencia en la toma de decisiones de algo tan irracional como las emociones personales. Descifrar este misterio se ha convertido en una obsesión de los grandes lobos de Wall Street, de multinacionales del marketing y también de universidades de Estados Unidos, Alemania y Japón, que se han lanzado a una enloquecida carrera por descifrar las claves emocionales del comportamiento económico del hombre, la neuroeconomía. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: