Tag Archive: física


congelacion

El asunto, el de la temperatura de los líquidos y el tiempo en que tardan en congelarse es una cuestión de física, pero con resultados curiosos. Aunque parezca ir contra el pensamiento lógico, en el caso de la leche, a mayor temperatura mayor rapidez en congelarse Seguir leyendo

Problemas de ‘fricción’

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces las relaciones sexuales no resultan placenteras. No nos queremos parecer a ninguna campaña publicitaria de ningún producto, pero ¿quién no ha pasado alguna vez por una experiencia desagradable en forma de irritación o incluso dolor cuando hemos practicado el sexo?

Si eliminamos todo el romanticismo e incluso lo puramente sexual, lo del coito se puede reducir a su expresión más simple: una cuestión de fricción de dos cuerpos. Y ya sabemos que en física o la mecánica, el roce —provocado por la aspereza, la piel, o la fuerza en que se produzca— es sinónimo de desgaste o de calentamiento. Y eso se acaba traduciendo en dolor.
Seguir leyendo

La Ciencia al rescate de la hamburguesa

hamburguesa

Si acudimos a la Ley de Murphy, indefectiblemente la tostada siempre se cae por el lado de la mantequilla o mermelada y no se apure, que por mucho que se afane, siempre acabará por mancharse el bigote. Del mismo modo, para disfrutar de una buena hamburguesa, es imprescindible acabar con los dedos y los morretes manchados, como si se tratara de un infante.

Son esos misterios indescifrables de la Naturaleza que se convierten en axioma. ¿Seguro? Es posible que si acudimos a la ciencia encontremos la manera de que la profecía no se cumpla a sí misma. Porque, en definitiva, practicar esos deportes de riesgo se trata de una técnica, y tras cualquier procedimiento técnico siempre tendremos el soporte de lo científico.

Eso, al menos, pensaron los guionistas de un programa televisivo —de humor— japoneses, quienes ni cortos ni perezosos se encomendaron a tres especialistas: un dentista, un ingeniero y un experto en fluidos para determinar cuál es el error de partida de los comedores de hamburguesas que hace que acaben pringados por todas partes.  Seguir leyendo

Volar con la fuerza del aire

wind

Los norteamericanos, como maestros del marketing, hacen de los malos tiempos oportunidades de negocio y ante los recortes que afectan a la NASA no se les ocurrió otra cosa que popularizar la presencia de cosmonautas para que los curiosos preguntaran sobre los efectos de la gravedad.

Los vídeos que colgaron en las redes sociales propiciaron el nacimiento de una estrella mediática: el astronauta que se dejó grabar sin mayores problemas en situaciones cotidianas tales como dormir, lavarse los dientes o las manos, tocar la guitarra o hacer ejercicio y saciar esa curiosidad del personal. Por otra parte, con esa popularidad han conseguido poner de moda otra vez los temas espaciales y, de paso, hacer algo de presión a la Administración para que sea menos agresiva con la tijera. Veremos si consiguen su fruto. De momento, les concedemos el valor de poner la imaginación al servicio de un noble interés. Seguir leyendo

Un, dos, tres… imagen al revés

mirrow 

Salvo que sea un vampiro, los espejos provocan una especial curiosidad en los humanos. Ya sean tratados con azogue o simplemente se trate de una superficie lisa y reluciente de metal o de cristal, las imágenes rebotadas en las condiciones adecuadas de luz resultan fascinantes. No es otra cosa que un viaje de ida y vuelta de rayos luminosos… Los que refleja nuestro cuerpo (o la imagen que queramos ver) llegan a la superficie del espejo y se reflejan. Esas señales son transmitidas al cerebro a través de los ojos. Debidamente ordenadas, este se encarga de hacer una reconstrucción de las mismas.

Ahora bien, los reflejos provocan resultados interesantes… como por ejemplo la sensación de ver los objetos al revés. Esto resulta quizás más evidente cuando intentamos leer algo escrito a través de un espejo: las letras nos aparecen ordenadas de derecha a izquierda en lugar de de izquierda a derecha, como estamos enseñados a hacerlo.
Seguir leyendo

Rompan filas… que el puente se hunde

En ciencia, aprendemos rápido que las unanimidades pueden resultar peligrosas, tanto como los dogmas. Una cosa es la necesaria convención de que algo sea de determinada manera —hasta que se demuestre lo contrario—, lo que posibilita avanzar en el conocimiento, y otro asunto muy diferente es la creencia de que estamos ante una verdad inmutable.

También la ciencia nos demuestra —tozuda ella— que los cierres de filas, marchar todos al mismo paso, pueden resultar altamente peligrosos. Más vale un rompan filas a tiempo que no una rebatiña a la desesperada. Al menos eso enseña la física. El estado sólido no es más que una ilusión. Los átomos que lo forman están muy juntos y fuertemente enganchados unos a otros formando esa superficie tan dura que soporta grandes cantidad de peso sin romperse (ya, la explicación no es muy científica, pero sí gráfica, ¿no?) Seguir leyendo

Foto quimicaconciencia.edublogs.org

Copyright quimicaconciencia.edublogs.org

A diferencia de otras mujeres, Lise no tuvo problemas para acceder a una formación de ciclo superior, pero en cambio, tuvo que padecer el hecho de haber nacido judía en el centro de Europa. Vienesa de nacimiento, Lise Meitner (1878-1968) tuvo la fortuna de acceder a la secundaria y después a la universidad en un momento favorable, ya que un cambio en las leyes educativas austriacas levantaron la mordaza que impedia a las mujeres cursar estudios medios y superiores.

Esta circurstancia la permitió graduarse en Física y doctorarse en esta especialidad a los 26 años. Desde el comienzo se decantó por profundizar en el mundo de la radiactividad y una vez doctora, se trasladó a Alemania a implementar su conocimiento en este campo como ayundante del profesor Planck —consiguiendo medir la longitud de onda de los rayos gamma— y como colaboradora de Otto Hahn, un químico que trabajaba para el instituto de Emil Fisher. Ahora bien, en Alemania comenzaron sus problemas, primero por ser mujer y luego por sus orígenes semitas. Seguir leyendo

Emmy Noether, todo por las matemáticas

Placa en la Universidad de Erlangen. Foto de Norman Rönz

La vida y los éxitos de Albert Einstein estuvieron marcadas por las mujeres. De sobra es conocido la participación de su primera esposa, Mileva Marik, en el desarrollo matemático de sus teorías. El trabajo de otra mujer, Emmy Noether, en la teoría de las invariantes fue clave para la formulación de sus conceptos relativistas.

La historia comienza también en Alemania, en Erlangen, localidad donde vió la luz Emmy en 1882. Su padre, un conocido matemático, daba clases en su universidad. Sus estudios no estuvieron jalonados por grandes calificaciones. En cambio, destacaba por su facilidad para aplicar la lógica y para los idiomas, lo que orientó su formación hacia el conocimiento del inglés y del francés.

Aprobó el examen para dar clases de estas materias en institutos feneminos cuando tenia 18 años, pero jamás ejercició como tal; Emmy prefirió seguir los pasos de su padre y estudiar Matemáticas en la Universidad de Erlange-Nuremberg, siendo una de las dos únicas alumnas matriculadas en un censo de casi mil estudiantes. Incluso la obligaron a asistir como oyente a alguna de las clases. En cualquier caso se graduó en 1903, tras pasar un semestre en la Universidad de Gotinga.  Seguir leyendo

Los peligros de jugar con la ley de la gravedad

Mamífero vertebrado capaz de adaptarse a la vida en cualquier ambiente terrestre. Quizás por esa capacidad de sobrevivir en los medios más hostiles, a los seres humanos les fascina probar otro tipo de experiencias. Acostumbrados a vivir entre ruidos, añoramos el silencio e imposibilitados para volar, disfrutamos emulando a las aves y otros animales voladores.

Todos los pobladores de la Tierra vivimos bajo el influjo de la ley de la gravedad, esa fuerza o atracción casi magnética que tira de nosotros hacia el suelo y que nos fija a él. Una fuerza que nos permite movernos con libertad por este planeta esférico y que marca en buena parte nuestra manera de desenvolvernos en él. Una buena razón, sin duda, para intentar desafiarla.

Una de las sensaciones más extrañas que se puede vivir, sin duda, es la introducirnos en un espacio con gravedad cero. Representa uno de los cambios más radicales en la manera de relacionarnos con el entorno. Los movimientos se ralentizan y la manera de ejecutarlos requiere nuevas técnicas. Viajar al espacio o introducirnos en una cámara sin gravedad no está al alcance de todos, pero sí zambullirnos en el mar y bucear. Bajo el mar, cambia la visión de todo lo que nos rodea.  Seguir leyendo

Solsticio de verano, hogueras y fuegos fatuos

El género humano siente una fascinación especial por el fuego. El día más largo del año, que marca el solsticio de verano (el de invierno sucede el mismo día en el otro hemisferio) termina alrededor de una gran hoguera donde se queman los malos augurios y se conjuran buenos presagios. El fuego purifica y según algunas líneas de investigación marcó el paso definitivo que nos convirtió en Homo sapiens.

Los solsticios son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. Astronómicamente, los solsticios son los momentos en los que el Sol alcanza la máxima declinación norte (+23º 27’) o sur (−23º 27’) con respecto al ecuador terrestre.

Sea como fuere, todos los fenómenos que tienen como elemento común el fuego y la luz que tienen lugar en la naturaleza nos fascinan. Uno de los que más nos han intrigado desde siempre son esas luces pálidas que pueden verse al anochecer o bien caída la noche en los lugares pantanoso o en las inmediaciones de los cementerios.  Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: