Tag Archive: grasas


Ayunar es malo para perder peso

Basta con ponerse a dieta para que te apetezca todo aquello que te ha prohibido el nutricionista. Seguro que a ustedes les pasa lo mismo. Es el maldito cerebro, que nos recuerda que las pizzas, los chuletones, las tartas… están buenos, pero que muy buenos. El cerebro y otro aliado: el estómago, que también juega su papel en esto de desear alimentos ricos en calorías.

Porque cuando el estómago está vacío, activa una región del cerebro, la corteza orbitofrontal (una de las regiones cerebrales menos estudiadas), donde se focaliza la toma de decisiones y la formación de expectativas; en concreto, es la zona que regula la planificación de la conducta asociada a las ideas de recompensa y castigo.

Pero no nos distraiguemos de nuestro asunto. Decíamos que cuando nuestras tripas rugen le mandan señales solicitando ayuda al cerebro, le dicen claramente que se está acabando el combustible para funcionar y le exigen que tome decisiones. Y no solo a corto plazo, parece que le exige que la comida que se ingiera sea la más abundante en calorías.  Sigue leyendo

¡Ojo! Mancha

 

Foto de chelle


Trabajando en una oficina, trasteando en un almacén, en el instituto, en la universidad… quién, por descuido, no ha dejado el bolígrafo en un bolsillo -de la camisa o el pantalón- puesto del revés y… ¡lunar al canto! El mundo es un lugar lleno de trampas para los adictos a la limpieza. Pero la naturaleza tambien nos pone al alcance de la mano remedios caseros que devuelven las cosas a su sitio.

Son trucos de la abuela que funcionan desde hace muchos, muchos años. En el caso de la tinta, basta con sumergir la prenda en leche durante un par de horas para que desaparezca su rastro (siempre que no se haya secado del todo). Pero no es el único remedio, también se eliminan las manchas de grasa con gasolina, las de hierba con alcohol o las de aceite espolvoreando la superficie con polvos de talco, por decir alguna de estas aplicaciones caseras. Sigue leyendo

Aceite de oliva para el hígado

El paso del homo cazador al homo recolector y de este al homo sedentario ha provocado cambios en la dieta y modos de vida de los seres humanos. Transformaciones que han traído progreso en algunas ocasiones, pero que también son los responsables de trastornos en la salud.

En los años de existencia en el planeta, hemos sufrido pocas modificaciones en nuestro diseño; en cambio, nuestra dieta sí se ha visto sometida a innumerables variaciones (provocados por nuestra actividad o falta de ella). Uno de los problemas derivados del actual estilo de vida es la acumulación de triglicéridos en el hígado.

Es decir, más y más grasa llegando a nuestro hígado por exceso en la dieta, por beber refrescos y bebidas azucaradas, por la resistencia a la insulina que se instaura en el organismo o por un alto estrés oxidativo (radicales libres), entre otros motivos.  Sigue leyendo

Foca y pingüino

La más insólita y sobrecogedora historia de aventureros polares fue protagonizada sin lugar a dudas por el mítico Shackelton y sus hombres en plena Gran Guerra. Lo que en principio iba a ser un intento de cruzar la Antártida a pie pronto se vio frustrado por un súbito empeoramiento de las condiciones climáticas que dejó a todos ellos atrapados en el hielo, barco incluido. Con interminables crujidos, el Endurance sucumbió a la fuerza del mar helado que oprimía sus costillares y los duros navegantes emprendieron una de las odiseas más increíbles de todos los tiempos.

Quizá porque en el proceso de selección de los hombres para la expedición, Shackelton les realizó una importante pregunta, cuya respuesta negativa significaba la no inclusión, o quizá por el excelente equipamiento para la época, incluyendo unas buenas reservas de alimento, el hecho es que al final, en la Isla Elefante, con una paciencia infinita, resistieron meses y meses hasta que el propio Shackelton acudió en su rescate.

El alimento embarcado se fue consumiendo paulatinamente y, al final, su única y monótona dieta consistía en filete de foca para el almuerzo y estofado de pingüino para la cena. Las provisiones de galleta y harina de tapioca pronto se extinguieron.  Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: