Tag Archive: inteligencia


A vueltas con nuestros ‘primos rubios’

prhistoric

Ese tiempo tan raro, allá cuando los dinosaurios poblaban la Tierra o cuando neandertales y sapiens convivían o se disputaban en mismo espacio, representa un momento muy dado para la especulación y la inventiva. Atractivo, en cualquier caso. Y como la historia la escriben los vencedores, ha quedado en el imaginario colectivo que nosotros, los que ganamos la partida de la supervivencia, quedamos por delante gracias a nuestra superior inteligencia.

Afortunadamente, los paleontólogos no participan de este orgullo sapiens y ponen luz sobre este tipo de hipótesis de superioridad que no se sustentan en nada científico. De hecho, y al margen de otro tipo de consideraciones, los restos hallados nos indican bien a las claras que nuestros primos rubios conocían perfectamente su entorno. Seguir leyendo

disco

La venganza, dicen, es un plato que se sirve frío. Y quién sabe qué ingredientes ocultos son los que se utilizan para la realización de determinados estudios. Sea cual fuera el motor o pócima secreta que lo motivó, desde África llegan noticias cuando menos insólitas o que pueden ayudar a elaborar rankings sobre la estupidez humana.

Sabemos que la música no sólo predispone nuestros estados de ánimo, su complejidad a la hora abordar su creatividad aporta interesantes elementos a la hora de conocer el desarrollo cerebral y existen numerosos estudios sobre sus beneficios para superar determinadas enfermedades mentales o que la relacionan con las habilidades para el aprendizaje. Lo que no está tan claro es eso de “dime que música escuchas y te diré lo inteligente que eres”… Tan claro o tan tajante. Seguir leyendo

Infidelidad e inteligencia

fildelidad e intigeligencia

En el reino animal —el normal– la promiscuidad, o traducido en términos más coloquiales, la fidelidad, se relaciona con comportamientos menos evolucionados. Las parejas estables quedan para los más listos. Además, está ligado con cuidar a la progenie; es decir, cuando el padre se involucra en el cuidado de los más peques y entre ambos garantizan mejor su subsistencia.

Si lo traducimos a nuestra manera de pensar, podríamos afirmar que aquellos especímenes de nuestra raza más completos o más cercanos a la perfección son aquellos que se concentran en una sola pareja con la que tener hijos y formalizar una vida en común y que se involucran en el cuidado y educación de los canijos. En cambio, los picaflores o los infieles estarían situados en un escalón inferior dentro de la escala y los tildaríamos como más primitivos y toscos —y no se me enfaden, que esto es un artículo de ciencia y no pretendemos expresar ningún tipo de dogma ético o moral y mucho menos insultar a nadie—. Seguir leyendo

 piedrasseductoras

Dice el dicho popular que en el amor y en la guerra todo vale y para muestra el curioso romanticismo femenino que esgrime una especie de hembra de mono capuchino: lanzamiento de pedruscos, al mono entre los monos, al objeto de su deseo.

Los capuchinos son unos primates de pequeño tamaño, miden unos 60 cm. y pesan algo más de 3 kilos. Portan un pelaje denso y oscuro en la cabeza, cual capucha, que les otorga el nombre (Cebus capuchinos). Habitantes de Sudamérica, son distinguidos desde hace años en el entorno científico por ser los primeros primates no homínidos que utilizan herramientas. Chimpancés y gorilas, próximos al hombre en la cadena evolutiva, poseen esta  habilidad instrumentista, pero los monos-clavo son parientes lejanos de un tronco que se bifurcó hace más de 30 millones de años. Seguir leyendo

¿Genialoide o metódico?

inteligente o metodico

A mí, que me considero ave diurna, no me dejan de sorprender aquellas personas que, según avanza el día, van aumentando en vitalidad. Pareciera que se cambiaran de pila’ cuando cae la noche y desplegaran toda su hiperactividad y me asombra ver cómo son capaces de trabajar a pleno rendimiento y con una gran productividad en plena madrugada.

Yo, en cambio, soy de las que no me importa madrugar; es más, lo hago sin mayor problema esté trabajando o de vacaciones, y me siento optimista. Reconozco que aprovecho esas primeras horas del alba, en verano con la fresquita, para poner al día todos mis asuntos y liquidar lo que considero más urgente.

Y en teoría así debiera ocurrir con todos. Los humanos estamos preparados para consumir nuestra mayor energía coincidiendo con los ciclos solares y ponernos en modo de ahorro cuando la luz desaparece. Esta característica se llama ciclo o ritmo circadiano. Pero está claro que hay personas que se salen de la norma y alteran este ciclo. Tanto por un lado como por otro.  Seguir leyendo

Efectos beneficiosos del buen sexo

god sex

La verdad es que lo veníamos sospechando. El sexo —practicarlo, se entiende— estimula la inteligencia. Y es que con el sexo ocurre algo parecido como con el jamón ibérico —el de la pata negra—: que combina bien con todo y siempre sabe bien.

Así que, ya sabe, añada a la lista de ejercicios mentales, como practicar crucigramas, hacer sudokus o cuentas, para estimular nuestra mente y prevenir el Mal de Alzhéimer, este ejercicio… palabra de científico. Aunque no vale cualquiera; las relaciones sexuales tienen que resultar placenteras. Esta es la receta que recomiendan un grupo de investigadores norteamericanos, quienes han precisado que tras el orgasmo o clímax, ese aumento del flujo sanguíneo que se produce en el cerebro tiene unos efectos más que beneficiosos en la oxigenación de sus células y en el nivel de nutrientes.  Seguir leyendo

¿Cuanto más pobres más tontos?

 street_beggar

 Ya  hay base científica que demuestra que, salvo en las  novelas picarescas y otras perlas con que nos obsequia la ficción, aquello de que el hambre agudiza el ingenio no es exactamente así. Según un estudio publicado en la revista Science, la pobreza, y cuantos quebraderos de cabeza acarrea, precisan tal energía mental que quienes la padecen se sienten atenazados por ella y ven menguada su capacidad de determinación en otras áreas de la vida. Esta merma en la función cognitiva se debe al esfuerzo constante que efectúan las personas con problemas financieros acuciantes y cuya consecuencia  es ver debilitados sus “recursos mentales”.

La investigación, en la que han participado las universidades  de Princeton y Cambridge (EEUU) junto con otros centros ingleses y canadienses, aporta una visión nueva sobre el fundamento de la pobreza persistente. Según este dictamen, las personas carentes de recursos son susceptibles de cometer errores en la toma de decisiones que empeoraran su ya difícil situación económica. Según los científicos, la función intelectual de un individuo se verá afectada por esta tensión continua y perderán capacidad para centrarse en  asuntos  como la educación, la competencia para el trabajo o la gestión del tiempo, que pudieran mejorar su situación. Para demostrarlo, se realizaron dos exámenes en escenarios diferentes. El primero tuvo como decorado un centro comercial situado en Nueva Jersey (EE UU) y el segundo se desarrolló en el marco de dos distritos agrícolas de la India. Seguir leyendo

Del cerebro humano y sus tópicos

silly

Una de las pruebas de que nos consideramos —los humanos— en el epicentro mismo de la evolución —o de la creación, para quienes así lo prefieran— es una coletilla que, a fuerza de repetirla, se ha hecho realidad: sólo utilizamos una pequeña parte de la potencialidad de nuestra mente. Es decir, que sólo desarrollamos una pequeña parte de nuestro cerebro.

La leyenda urbana se ha extendido de tal modo que algunos se atreven incluso de ponerle una cifra porcentual a este desarrollo. Afortunadamente, no todos somos así, y haciendo gala de mi escaso desarrollo cerebral me atrevo a formular una serie de consideraciones a quienes han alcanzado un mayor nivel de… (y no digo lo que pienso). Seguir leyendo

Por tu forma de mirar

silly

Una vez aclarado que hombres y mujeres no tenemos la misma visión del mundo y que esas diferencias saltan a la vista cuando se trata de enfocar los elementos de un mismo encuadre o diferenciar con exactitud la gama cromática, la siguiente cuestión en este mundo de desiguales que estamos descubriendo tras décadas de empeño en acallarlas es conocer si existen otros factores que también contribuyen a distorsionar nuestro entorno. Variables, lógicamente, avaladas por el modo en que hacemos trabajar a nuestras neuronas.

Una pregunta así o algo parecida debieron hacérsela en la Universidad de Rochester, en EE UU, donde un grupo de científicos intentó desenmarañar las relaciones entre inteligencia (cociente intelectual) y capacidad de visión.

Los resultados obtenidos resultaron realmente curiosos: quienes poseen un mayor coeficiente intelectual son más rápidos a la hora de detectar el movimiento de objetos pequeños y bastante más lentos cuando los que entran en nuestro campo de visión son de gran tamaño. Y en principio, tiene su lógica.  Seguir leyendo

La inteligencia como raza

test

Medir y clasificar. Menuda tarea y menudos problemas que a veces acarrea. Los humanos somos especialistas en complicarnos la vida de manera innecesaria; o mejor dicho, nos la complicamos con abyectas intenciones que intenten dejarnos por encima de nuestros semejantes. El concepto de supremacía —que no necesariamente significa estar en la cúspide de la pirámide de cualquier ecosistema— resulta peligroso aplicado al reino animal, pero si se aplica dentro de los especímenes de la misma especie, puede ser malvado.

Está claro que no todos somos iguales, la genética y el ambiente hacen que algunos sobresalgan por sus habilidades, sean intelectuales o físicas. Unas diferencias que podrían aplicarse a las diferentes razas, pero extrapolar esas características especiales a cuestiones como la inteligencia es adentrarse en un mundo complicado y avieso, porque construir una teoría sobre la supremacía de las razas —o arrogarse ser el pueblo elegido— ya sabemos a qué acaba conduciéndonos. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: