Tag Archive: placer


Problemas de ‘fricción’

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces las relaciones sexuales no resultan placenteras. No nos queremos parecer a ninguna campaña publicitaria de ningún producto, pero ¿quién no ha pasado alguna vez por una experiencia desagradable en forma de irritación o incluso dolor cuando hemos practicado el sexo?

Si eliminamos todo el romanticismo e incluso lo puramente sexual, lo del coito se puede reducir a su expresión más simple: una cuestión de fricción de dos cuerpos. Y ya sabemos que en física o la mecánica, el roce —provocado por la aspereza, la piel, o la fuerza en que se produzca— es sinónimo de desgaste o de calentamiento. Y eso se acaba traduciendo en dolor.
Seguir leyendo

Monogamia versus poligamia

 penguin

Unos prefieren mirarse en el espejo del pingüino emperador mientras que otros se relajan pensando en el rey león. Lo cierto es que en el mundo de las relaciones de pareja en el mundo animal, tenemos ejemplos para todos los gustos y que pasan por la fidelidad absoluta a la más loca promiscuidad.

Así que, desde un punto de vista científico clásico, nos tememos que cualquier ejercicio comparativo solo valdría para arrimar el ascua a la sardina de argumentos construidos a priori. Y aunque desde un punto de vista evolutivo nos inclinemos por pensar que mantenernos fieles a una pareja responde a criterios de cuidar la progenie; el tema de mantenerse fiel —en los humanos, al menos— también atañe a otros factores que tienen que ver con la psicología del individuo y la cultura social predominante. Seguir leyendo

La testosterona, una hormona de p…

muscle 

La testosterona es una hormona que además de ayudar a mantener el deseo sexual se encarga de fortalecer los huesos y los músculos. Este es uno de los motivos por los que los y las amantes de los gimnasios consumen esta sustancia, para incrementar su masa muscular y así tener unos cuerpos más fornidos.

En contra de lo que pudiera parecer, no se trata de una hormona exclusivamente masculina; las mujeres también la segregan, aunque en menor proporción. Mientras que en los varones la producen principalmente los testículos, en las mujeres lo hacen, como digo en menor proporción, los ovarios. Ahora bien, entre el personal femenino un nivel demasiado elevado de esta hormona, bien por cuestiones patológicas o por temas vigoréxicos, potencia aspectos masculinizantes como la aparición de vello, cambios en el tono de voz, por no comentar otros de índole más delicada… Seguir leyendo

Adicción a las galletas

oreo 

Los estudios y la investigación científica resultan imprevisibles. Quizá por eso resulta tan apasionante. Uno, en su modestia e ingenuidad, se plantea buscar una solución a un problema concreto y sin saber cómo, resulta que da con una tecla que le permite realizar un hallazgo que no se buscaba.

Esto les pasó a un grupo de investigadores norteamericanos. Intentaban analizar cómo contribuyen los alimentos altos en azúcar a la obesidad de la población yanky y se dieron de bruces con que un determinado tipo de galletas, las Oreo —exactamente, las de las dos capas con algo en medio que se consume primero— resultan ser adictivas.

Eligieron esta marca por una simple cuestión: su volumen de ventas indican que son las preferidas por el público norteamericano y porque en su composición —lo que señalan los propios fabricantes en sus envases— son ricas en azúcares y grasas. O sea, que investigar con ellas representaba un buen punto de partida. Los experimentos con ratas mostraron que estas galletas activan “más neuronas que la cocaína o la morfina” en el centro del placer de nuestro cerebro, el núcleo accumbens. Es decir, que resultan altamente adictivas —a niños y a no tan niños—. Seguir leyendo

Placer, odio y recompensa

Hate written out in red beads 

El odio, o si lo prefieren la sed de venganza, es uno de los motores que mueve la historia. Estamos ante unos sentimientos tan primarios y primitivos como los mismos seres humanos y que han sido el detonante de algunas de las tragedias más infames de la humanidad en forma de holocaustos y otros comportamientos que para algunos son inherentes a nuestra condición. En alguna ocasión hemos comentado que la línea que separa el odio del amor es muy delgada y que los caminos cerebrales —neuronales— entre ambos sentimientos son bastante comunes y discurren en paralelo.

Ahora, un nuevo estudio aporta nuevos datos a esta aseveración: que podemos sentir placer o bienestar cuando vemos sufrir a los que odiamos. Eso asegura un grupo de investigadores, quienes han comprobado cómo los mecanismos cerebrales de recompensa, los que nos reconfortan o nos dan placer al ejecutar una acción se activan cuando contemplamos el padecimiento de quienes nos causan el mal.

Seguir leyendo

Efectos beneficiosos del buen sexo

god sex

La verdad es que lo veníamos sospechando. El sexo —practicarlo, se entiende— estimula la inteligencia. Y es que con el sexo ocurre algo parecido como con el jamón ibérico —el de la pata negra—: que combina bien con todo y siempre sabe bien.

Así que, ya sabe, añada a la lista de ejercicios mentales, como practicar crucigramas, hacer sudokus o cuentas, para estimular nuestra mente y prevenir el Mal de Alzhéimer, este ejercicio… palabra de científico. Aunque no vale cualquiera; las relaciones sexuales tienen que resultar placenteras. Esta es la receta que recomiendan un grupo de investigadores norteamericanos, quienes han precisado que tras el orgasmo o clímax, ese aumento del flujo sanguíneo que se produce en el cerebro tiene unos efectos más que beneficiosos en la oxigenación de sus células y en el nivel de nutrientes.  Seguir leyendo

Sexo y belleza

TETAS

La verdad es que los hombres ya no saben qué inventarse para que ellas cumplan con el débito. De los más jóvenes a los más adultos, todos recurren a diferentes tácticas para convencer a las contrarias que el sexo solo procura beneficios. Y parece que, como los malos publicistas, recurrir a la ciencia se convierte en un argumento que otorga razones de peso para vencer cualquier resistencia.

Partiendo de la base de que somos de las pocas especies que acuden al sexo con fines puramente placenteros —lo de la reproducción queda para otros capítulos—, nada más sencillo que glosar las teóricas ventajas que tiene el conseguir el orgasmo para las mujeres. Y nada tan convincente para mentes tan frágiles como la de las mujeres como establecer una relación —positiva, se entiende— entre el sexo y la belleza. Seguir leyendo

Donde habita el amor

donde habita el amor

Como el título de una película sentimental y dejándome llevar en estos cálidos días de asueto por cierto romanticismo, me sorprendo con un nuevo hallazgo que por fin revela que las lecturas folletinescas que enardecieron mi adolescencia tienen base científica. Una investigación internacional ha localizado ahora, nada más y nada menos, el lugar exacto donde nace el amor.

Los análisis del cerebro ya habían demostrado que las emociones humanas tienen su germen en el sistema límbico, cuya estructura comprende, entre otras, el hipocampo y la amígdala. Esta zona gobierna el funcionamiento de las emociones, los estados anímicos, las sensaciones y adicciones. Sin embargo, poco se conocía, debido a su complejidad, de una de las emociones humanas más valiosas, el enamoramiento. Seguir leyendo

 music

Comer, beber y… ya imaginan, practicar sexo. Son tres actividades básicas que se focalizan en una zona de nuestro cerebro que se denomina genéricamente sistema de recompensa. Nadie nos recompensa por eso, que quede claro, ya le gustaría a algunos que se dejan tentar por alguno de los pecados capitales. Tan solo es que se activan en esta parte de nuestra cabeza una serie de hormonas que nos provocan sensaciones placenteras.

Y como el equilibrio parte por producir una dosis adecuada de estas sensaciones y todos pretendemos vivir en armonía, las buscamos de manera más o menos continuadamente. Todo eso sucede en el núcleo accumbes. Esta estructura cerebral está siendo objeto de numerosos estudios neurológicos para conocer, además de las actividades descritas, qué otro tipo de acciones lo ponen a producir hormonas. Seguir leyendo

Olfato desde el feto

emarazo 

En la práctica diaria, los sanitarios utilizamos algún que otro truco para mitigar el mal trago que para los más pequeños suponen algunas técnicas realizadas en consulta, como las tan necesarias vacunas. Devolver al bebé inmediatamente tras el aguijón a los brazos maternales es uno de los infalibles.

Al instante, los lactantes cesan el llanto y recuperan la tranquilidad. Este poderoso elixir sedante nace del reconocimiento odorífero materno. El perfume de mamá.

La primera impronta sensorial para el reconocimiento entre madre e hijo ocurre en el útero. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: