Tag Archive: sentimiento


Auhhhhhhhhhhhh… wof, wof… guau, guau

Sini

Sini, la tierna… la feúcha… la inolvidable…

Los que me habéis leído alguna vez ya conocéis mi pasión por Kalúa, mi perrita, aunque hay veces que me saca de quicio, sobre todo cuando huele alguna vianda en la mesa. Entonces me obsequia con un recital de quejíos que ya los quisiera para sí más de un cantaor flamenco.

Haciendo balance, la convivencia entre humanos y caninos está inclinada claramente a su favor. Ya hemos comentado su capacidad de empatía, que su presencia nos hace ser más equilibrados, que son un antídoto contra la depresión y que, incluso, nos hacen parecer más guapo@s. Y podríamos seguir hasta el infinito.

Así que en un cursillo rápido de etología perruna, abramos un capítulo dedicado a sus capacidades vocales. Los perros reconocen el mundo que les rodea básicamente por el olfato y es con su lengua como le ponen forma a los objetos y como se comunican con nosotros. Pero también se expresan con la voz —como la mayoría de los animales— y expresan su descontento, angustia o alegría.  Seguir leyendo

La amenaza de los celos

celos

Emoción típicamente humana ligada a sentimientos románticos o más bien de posesión. Una construcción social que aparentemente nos diferencia del resto de las especies. Como arquetipo, el malvado Otelo que, desgarrado por su dolor, es capaz del asesinato (una tercera parte de los homicidios de violencia machista que se producen son provocados por estos ¿arrebatos?).

No obstante, los psicólogos sociales llevan años intentando probar que no se trata de un sentimiento universal y que culturalmente los celos corresponden a un modelo concreto de entender las relaciones. Vamos, que en lo tocante a ellos, la procesión va por barrios y que no solo existen individuos, sino colectividades con una serie de valores o principios que les hacen ajenos a esa zozobra mental que provocan.

En definitiva, que a diferencia de la ira o del miedo, la estructura de los celos no forma parte de nuestro circuito neuronal.  Seguir leyendo

El sueño a dos

slipy

Vivir en pareja. Dicen que es el estado ideal, pero tras una dura jornada laboral y de convivencia llega el momento de irse a la cama… y  que los señores no  piensen en lo único: irse a la cama, sí,pero a dormir. Y es entonces  cuando se despliega la guerra de sexos… y el juego sucio.La lucha por apoderarse de la posición central, quién se apropia de más porciones de manta, edredón o sábana: que si un codazo para que cesen los ronquidos, que si una patadita para que se vaya a su esquina… ¡Vamos!, lo normal.

Normal hasta que llega un científico con ganas de enredar, y va y lo lía todo. Como lo están leyendo… De posturas y posiciones se pueden extraer una serie de reglas universales de las que se podría escribir un decálogo que  determine el grado de felicidad de una pareja. Está claro que un investigador con una encuesta acaba resultando más peligroso que un mono cargado con dos pistolas.  Seguir leyendo

Lametones de perro

IMG_3542

‘Comunicándome con Bimba’

Los que tenemos perro —o los que hemos sido elegidos por  ellos, que nunca se sabe— somos conscientes de que hay dos cosas de las que no podemos escapar: llevar rastros pilosos en nuestra ropa continuamente y recibir el obsequio de cuando en cuando de una buena ración de babas en forma de lametón.

De manera casi automática, hemos consensuado con razonamiento humano que la segunda acción, el repasarnos cara y otras partes de nuestra anatomía con sus lenguas es una muestra de amor de mascota. Vamos, que nos están besando. Y esta explicación, facilona, no siempre responde a la realidad. Hay otras. Seguir leyendo

Inmortalidad: ¿un asunto innato o aprendido?

 eternity

Nacer, morir y el sentimiento religioso, o lo que es lo mismo, la idea de la inmortalidad, es un pensamiento recurrente. Tanto, que resulta una materia que se investiga desde las disciplinas más variadas: de la Teología a la Filosofía, pasando por la Ciencia más ortodoxa.

Lo cierto, lo probado, es que tener conciencia de una existencia finita —algo que no ocurre en general en el mundo animal— activa los mecanismos de angustia. Y lean angustia como prefieran: desequilibrio psíquico o alteración de la producción de hormonas que nos causan malestar. Un estado no natural que tendemos a modificar de manera natural. Seguir leyendo

dog brain

Aunque vivamos juntos —los hemos domesticado—, parece claro que por mucho que se parezcan a sus amos, perros y humanos procedemos de cadenas evolutivas diferentes. Según los expertos, más o menos hace unos 100 millones de años que el árbol genealógico de ambas especies se separó de manera definitiva. A partir de ahí, juntos pero no revueltos, cada uno siguió su propia senda.

Pero como han permanecido fieles a nosotros, algunos investigadores se han preguntado desde hace tiempo por la existencia de elementos en común. Y parece que sí, que en ese largo peregrinar, determinadas zonas de los cerebros de estas dos especies siguen compartiendo elementos comunes. En concreto, aquellas que tienen que ver con el reconocimiento auditivo de las emociones (les suena aquello de que “parece que …su perrit@ le está escuchando y sabe perfectamente cómo se siente). Seguir leyendo

Bajo una sonrisa

sonrisa

La cara es el espejo del alma, dicen, pero no siempre. Si cada una de las cuatro emociones primarias, alegría, cólera, miedo y tristeza genera una representación mental, ¿qué foto elegiría usted para  reflejar la alegría? Lo más frecuente es decantarse por la sonrisa. En cuanto a expresiones faciales, la sonrisa es una de las más complejas de interpretar.

Para esbozar este gesto basta que el músculo zigomático mayor, encargado de unir los malares con las comisuras de los labios, se contraiga y  tire de la comisura hacia arriba formando un ángulo, toda vez que uno siente una emoción genuina positiva, no controlada.

Esto sucede cuando es genuina, pero al igual que  la mentira forma parte integrante de la interacción social, no es menos cierto que en el desarrollo de esta comunicación nos encontramos con situaciones en las que la cortesía, o el interés, nos lleva a sonreír sin autenticidad y es que los seres humanos somos la única especie capaz de fingir emociones o estados de ánimo. O al menos intentarlo. Pero… ¿qué hay bajo una sonrisa? Seguir leyendo

Donde habita el amor

donde habita el amor

Como el título de una película sentimental y dejándome llevar en estos cálidos días de asueto por cierto romanticismo, me sorprendo con un nuevo hallazgo que por fin revela que las lecturas folletinescas que enardecieron mi adolescencia tienen base científica. Una investigación internacional ha localizado ahora, nada más y nada menos, el lugar exacto donde nace el amor.

Los análisis del cerebro ya habían demostrado que las emociones humanas tienen su germen en el sistema límbico, cuya estructura comprende, entre otras, el hipocampo y la amígdala. Esta zona gobierna el funcionamiento de las emociones, los estados anímicos, las sensaciones y adicciones. Sin embargo, poco se conocía, debido a su complejidad, de una de las emociones humanas más valiosas, el enamoramiento. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: