Tag Archive: tráfico


Miedo al volante

miedo-al-volante

No se trata del manido debate de género acerca de quién conduce mejor. Lo padece casi un tercio de los conductores, seguramente porque se sacaron el carnet por necesidad o presión social, y ninguna estadística se refiere a esta enfermedad como causa/atenuante de los accidentes de tráfico en calles y carreteras.

Se trata de la amaxofobia, un trastorno psicológico que puede convertir algo tan simple como atravesar una rotonda en un grave problema que te paraliza, porque este es su principal síntoma: una crisis de ansiedad aguda que nos bloquea al volante. Seguir leyendo

Otros humos tan malos como los cigarrillos

 

pollution

Del tabaco y sus males, casi mejor ni hablar. Existe demasiada literatura científica para que quien fume lo haga con plena conciencia y sabiendo a qué se expone. Hoy vamos a hablar de otros humos, o mejor dicho de los perjuicios de otros humos: los del tráfico.

Resulta paradójico que haya quien recrimine a sus semejantes por andar con un cigarrillo encendido y a continuación abra la puerta de su vehículo y se vaya con los humos a modo de reguero hacia otra parte. Seguir leyendo

Sexo y conducción

sexo al volante

No se alarmen. A pesar del título, en este post no se aborda una guía de cómo practicar el coito al volante de forma segura… y eso que alguno tendrá consejos al respecto. Simplemente, siguiendo el hilo argumental de la campaña de este año de la DGT, que pretende concienciar a la población del riesgo de sufrir descuidos en su bugatti, mi curiosa mente se plantea: si hombre y mujer vemos diferente, si fijamos la atención y desatención de diversa manera, ¿cómo nos afecta esto al volante?

Las autoridades afirman que la mitad de los siniestros son provocados por distracciones que las personas no consideran graves comparándolas con otras infracciones, como el consumo de alcohol, sobrepasar la velocidad o despreciar el uso del cinturón de seguridad. Los entretenimientos a los que nos referimos parecen más inocentes: chatear por el móvil, cambiar de emisora de radio, utilizar el navegador, fumar o hablar con los ocupantes del vehículo, pero sus consecuencias pueden ser igual de catastróficas. Seguir leyendo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nulius in verba” —(no creas) en la palabra de nadie— es el lema de la Royal Society, una de las sociedades científicas más antiguas y reputadas del mundo. Es una instiución que, entre otros cometidos, combate los argumentos de autoridad sin demostración que tanto gustan utilizar a nuestros políticos. Y es que la estulticia —y, desgraciadamente, la maldad— de muchos de nuestro políticos es colosal.

Un ejemplo es la reciente campaña de la Dirección General de Tráfico española para promocionar el uso del cinturón de seguridad en los vehículos. En la radio emplean un argumento supuestamente contundente: uno de cada cinco muertos en accidentes de tráfico iba sin el cinturón. Si le damos la vuelta al argumento, la tentación elemental es, obviamente, suponer que utilizar el cinturón es muy peligroso: de cada cinco muertos en accidente cuatro llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Pero un sencillo cálculo de probabilidades demuestra que el asunto es —como casi siempre— mucho más complejo. Tenemos que conocer qué porcentaje de conductores utiliza el cinturón. Y resulta evidente, por ejemplo, que si tan solo el 1% de los conductores no usa el cinturón, teniendo en cuenta que muere el 20% de los que no lo utilizan, estos conductores temerarios tienen 20 veces más probabilidades de morir en accidente que los que si se lo abrochan.  Seguir leyendo

Todo es veneno

Los excesos son perjudiciales para la salud. Foto de Dave Minogue

Todo es veneno, lo importante es la dosis. Así reza un viejo dicho de médicos que tiene enormes implicaciones para la vida en general. Efectivamente, el más eficaz de los medicamentos puede ser un auténtico tóxico en determinadas cantidades.

En cierta ocasión, un paciente aquejado de gota acudió a su médico de cabecera. De modo técnicamente impecable, el facultativo le pautó colchicina, un fármaco extraído de una especie de azafrán muy común en los prados de montaña. Se trata del remedio más eficaz y usual para controlar los dolorosos ataques de gota. Le indicó que tomara dos comprimidos cada ocho horas. Pero no se dio cuenta de que el paciente era bastante sordo y entendió ocho comprimidos cada dos horas. Intoxicado por el medicamento, entró en parada cardíaca y, a pesar de varios intentos de resucitación cardiopulmonar en una unidad de cuidados intensivos de un gran hospital, el paciente lamentablemente falleció.  Seguir leyendo

Siempre que estamos en un atasco, de reojo dirigimos la mirada a nuestro alrededor a la búsqueda del policía: el responsable del desaguisado circulatorio. Cuantos más guardias intenten controlar la circulación, mayor será el caos. Las retenciones alcanzarán sus cotas máximas cuando, en un cruce concurrido, varios agentes pretendan dirigir a los automóviles en vez de dejar a los semáforos cumplir su función.

¿Leyenda urbana? Podremos saberlo si aplicamos el método científico. Toda verdad parte de una hipótesis a verificar (lo que se conoce como hipótesis nula). En este caso, la hipótesis nula es: “El atasco es mínimo si no hay guardias municipales dirigiendo el tráfico y aumenta progresivamente a medida que crece el número de agentes”.

Definida la hipótesis, hay que diseñar un experimento que permita su verificación. En primer lugar, elegir un escenario y una hora de estudio. Por ejemplo, la entrada a Madrid desde la A-6 por Moncloa, a las nueve de la mañana. A continuación, a recoger datos.  Seguir leyendo

Vas a perder el carnet por puntos

Dicen los jueces que la interpretación de la ley resulta fundamental a la hora de impartir justicia. Que una aplicación lineal de la norma, sin tener en cuenta determinadas circunstancias (el contexto, la necesidad, etc), inexorablemente rompe el principio de la igualdad. La vida está llena de variables y los legisladores, cuando elaboran una ley, deberían tener en cuenta el azar y las matemáticas si no quieren que salgan normas absolutamente injustas.

Por ejemplo, la del carnet por puntos. Por más cuidado que se ponga al volante, si se conduce el suficiente tiempo, aunque sea por despiste, se acabará cometiendo una infracción de tráfico y se perderán los codiciados puntos. El azar dictaminará inexorablemente que muchos excelentes conductores pierdan su carnet, mientras que otros, temerarios y peligrosos, lo conservarán.  Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: